Image Map

miércoles, 4 de abril de 2012

Conociendo a: Leo Batic

Inauguramos esta nueva sección del blog con un autor nacional que me cae muy bien, considero que tiene un don para las palabras (y ni hablar para el arte) y me parece una persona muy sabia.
¡Querido escritores en entrenamiento, no se pierdan una sola palabra de esta nota!

Leo por Leo:


Nací el 1ro de marzo de 1969, temprano por la mañana y antes del mediodía quienes son mis padres hoy, me adoptaron. Lo supe siempre y el saberlo me hizo aprender de joven dos cosas: que la familia está hecha por los lazos forjados por el amor y que uno debe ser agradecido por lo que le toca, porque esa es la base desde la que uno saltará hacia sus sueños.
Estudié en La Plata, me recibí de periodista, di clases y tuve un par de programas de radio. Más tarde ingresé en Bellas Artes, pero la dejé porque un estudio dónde hacían comics, en Buenos Aires, me ofreció enseñarme el arte de la historieta.
Por entonces limpié un gimnasio de yoga, muy temprano por la mañana, para pagarme el costo de mi aprendizaje. Dormí poco durante casi un año, soñé despierto durante los largos trayectos en micro y subte, imagine posibles futuros y me propuse no conocer de límites.
Medio año después estaba trabajando para Warner Bros y Disney. Dibujé historietas de Bugs Bunny y los Looney Tunes, Scooby Doo, Los picapiedras, el Oso Yogui, Animaniacs y trabajé en libros de Tarzán, Bichos, Robin Hood, y decenas de películas más. Un año después ya éramos tres de La Plata y por discrepancias en los pagos decidimos abrir nuestro propio estudio. Con Walter y Pablo trabajamos juntos hasta 2010 aunque mucho antes yo ya había comenzado un nuevo camino como escritor.
En 2003 salió mi primer libro “Diario 1: Patagonia” (editorial Albatros) y desde entonces ya tengo más de 20 libros publicados. Al principio me apoyaba con la ilustración, pero en mi última novela casi todo lo describo con palabras.

Mini entrevista:

- ¿Tenes alguna manía o costumbre rara a la hora de sentarte a escribir?

Ilustración del libro
"De cómo el diablo se casó con
 tres hermanas y otros cuentos"
de Graciela Repún
Podría decirte que no, y no estaría mintiendo. No creo en generar climas estériles o idílicos para que las musas lleguen (de hecho, en este momento los vecinos están haciendo una fiesta de Karaoke y tienen los parlantes al máximo apuntados hacia mi casa, y aquí estoy, con mis auriculares puestos, combatiendo cumbia con música de películas).
Sin embargo hay cosas que me gustan hacer como rutina.
Primero el mate. Hago de su preparación una ceremonia. Calentar el agua, poner la yerba, sacarle el polvo… Cuando está listo me encierro en mi estudio con mi amigo, y él me espera hasta que necesite hacer la primera pausa para beberlo.
Depende de lo que tengo que escribir elijo música que me inspire, que me ayude a crear mi clima interior y trato de dejarme fluir.
Desde hace algún tiempo descubrí que uno no escribe cuando se sienta frente a la computadora. Uno escribe cuando se baña, cuando camina por la calle, cuando maneja, cuando mira una película. Las ideas surgen, se desarrollan y toman cuerpo antes. Sentarse a pensar qué escribir es lo más nocivo que hay. Mi ideal es caminar con música en mi oídos. Al hacerlo me imagino las escenas “veo” las situaciones, soy un espectador de la vida de otros. Luego regreso, me doy una ducha y me siento a escribir con el placer de saber que ya está todo hecho y solo tengo que describir lo que vi y escuché.
También descubrí que pretender escribir el título y luego la primera palabra de la primera página y seguir así hasta el final no solo no es bueno, sino que es una soberana tontería. Nunca queda nada de lo que uno escribe con esa presión. Escribo lo que me pide el día. Si estoy romántico, escribo el romance ¿para qué intentar desentrañar el sentimiento de ira en un momento como ése? Después llegará el tiempo de acomodar las piezas y unirlas.

- ¿Quiénes son tus autores favoritos? ¿Sentís que te inspiraron de alguna forma?


Ilustración del libro
"Nunca confies en una computadora"
de Verónica Zukaczer
Debería decir que mi primer autor fue Julio Verne, porque mi papá a los 11 años me regaló “Viaje al centro de la Tierra” en su versión completa, ningún resumen o adaptación. Pero la realidad es que la pasión por la lectura viene de antes. Quizás de las historietas de “Ásterix” y “Batman”, un poco después, “Patoruzú”, “Zona 84”… ahí comenzó mi instrucción como lector. Después me enamoré de la Ciencia Ficción y leí a Pierre Boulle, Philip K. Dick, Theodore Sturgeon, Isaac Asimov y Ray Bradbury (a quién conocería en persona de grande).
Pero un día llegó a mis manos “El Señor de los anillos” y mi vida cambió. Tolkien me llevó por un mundo fantástico, más cercano al mío, con seres que podrían salir de un bosque en el sur, o un barco en la costa. Y conocí a Ursula K. Le Guin y luego a Terry Pratchett. Más tarde llegaron Liliana Bodoc y Márgara Averbach, Phillip Pullman, Kay Meyer, Cornelia Funke, Carol Wilkinson.
Todos dejaron una huella en mí. La forma de describir, los mundos a los que me llevaron, los personajes, los climas. Yo no podría ser escritor sin ellos.
Pero tampoco podría ser escritor sin Marcela Montenotte, Graciela Repún, Antonio Santa Ana, Mario Mendez, Franco Vaccarini, Verónica Sukaczer, Angeles Durini, Jorge Gubrissich, Eduardo Abel Giménez, Victoria Bayona, Rubén Barrientos, Olga Apiani, Carla Dulfano, Marcela Silvestro, Juan Chaves, Andrés Sobico, Lorena Scigliano, María Inés Linares, Eliana Tortorella, Valentina Vidal, Julián Giardone, Mariana Kirzner, Nicolás Castro, Julia Marenco, Fernando Mainero, (y tantísimos otros que se enojarán seguramente por no nombrarlos). Profesores, colegas y alumnos, todos escritores, (sin importar si publicaron o no) porque cada palabra de ellos que me tocó, convirtió mi Universo y lo hizo más rico.



- Hoy por hoy, al menos entre la juventud lectora, está de moda ser escritor. Una moda hermosa y sana, la gente expresándose a través de la escritura. El problema es que son realmente muy pocos los que escriben por amor a las letras, muchos escriben para ver si en un golpe de suerte se convierten en la próxima J.K Rowling o Stephenie Meyer. ¿Cuál es tu opinión al respecto y, basándote en tu propia experiencia, qué tips le darías a aquellos jovenes que realmente están interesados en introducirse en el mundo literario?

Colmillo de dragón y la princesa del Khan
En principio hay que aclarar una cosa: todo el mundo escribe. Cuando hacemos la lista del supermercado, cuando mandamos un mail al jefe, o a un pariente, cuando chateamos, cuando escribimos una nota a la maestra de nuestros hijos. Es imprescindible porque así nos comunicamos más allá de la voz y nuestros pensamientos quedan registrados, ya sea para no olvidarlos o para transmitirlos a alguien que no está con nosotros.

¿Eso no nos convierte en escritores?
No, en absoluto. Para ser escritor se necesitan algunas cosas más.
En principio ser un buen lector. No solo del género de moda o que nos gusta, sino de todo lo posible. Leer es aprender a contar, a descubrir el entramado debajo de una historia.
Después de eso uno tiene que convertirse en un sujeto crítico. Ahí las cosas se complican un poco. Ponerle palabras a 200 páginas no es escribir una novela, ni siquiera si uno tiene personajes y una anécdota. A veces una historia magnífica tiene una trama simple y personajes previsibles, es en las tensiones, el suspenso, la forma en que uno va dejando pistas, dando información y descubriendo a los personajes, dónde se hace interesante la lectura y se consigue un lector. No somos escritores hasta no conseguir un lector.


Lo que nos forma verdaderamente como escritores es compartirlo para que otro lo lea. Pero no a alguien que nos sobará el lomo y nos dirá lo lindo que somos y lo bien que escribimos. Necesitamos alguien que nos corrija, que no nos entienda, que nos cuestione, que nos muestre el espejo de otros, en serio. Si somos capaces de aceptar la crítica y reconstruir nuestro relato, incluso volver a escribirlo, entonces estaremos más cerca.


Stephen King en su glorioso libro “Mientras escribo” nos asegura que todo relato tiene un 20% de más. Si podemos sentarnos a sacar repeticiones, obviedades, bajadas de línea innecesarias, diálogos previsibles y descripciones agobiantes, entonces a un paso de la meta.
Y por último, un escritor es tal cuando lo consume la compulsión de escribir en lo que cree. Alguien puede escribir por encargo un libro sobre vampiros, incluso puede contar una historia aceptable sobre ellos, pero sólo atrapará al lector alguien que tenga la necesidad porque le queman las tripas. Allí uno comienza a recorrer el camino cierto del escritor.

Es verdad, algunas editoriales se desesperan por sacar libros del tema del momento, pero si uno aspira a ser escritor no debe dejarse tentar por aquel canto de sirenas. Suele durar poco y no siempre nos deja conformes con el tiempo (no digo desechar la oferta pero saber que no serán los méritos como escritores sino el tema lo que hará que se venda y eso no hablará de nuestra calidad ni de nuestro futuro).

Ser escritor no tiene nada que ver con publicar. Publicar es otra cosa, casi diría que es una situación fortuita que JAMAS habla de la calidad del que escribe.
Cuando uno entra en la maquinaria de una editorial debe comprender un par de cosas: las editoriales venden libros (vaya obviedad). Cuantos más libros mejor. Los textos que publican, salvo extrañas excepciones, son aquellos que pueden ser comprados por una cantidad considerable de gente. Los temas del momento ya son viejos cuando compres el libro. Si querés escribir sobre magos o vampiros, o romances con licántropos, quizás llegaste tarde. El mercado esta sobresaturado del tema porque la noticia corrió cuando el libro todavía no había salido y las editoriales ya han solicitado a autores que escriban sobre el tema o comprado lo que tenía algo parecido en su relato.

Por eso mi mejor consejo sigue siendo: Escribí sobre lo que te da placer, sobre lo que te gusta, y buscá una editorial que por su fondo editorial (los libros que publica) podría estar interesada en publicar tu libro.
Y una vez que te digan que sí, no quiere decir que saldrá como lo escribiste. Ahí empieza el verdadero trabajo. A veces un libro se compra por la idea y no por la manera en que está escrito, y te verás reescribiéndolo dos o tres veces hasta dar con el mejor tono posible. Los editores y correctores no están ahí para demostrar que saben más, ni para corregirte por el placer de destruir tu ego. Son gente apasionada por los libros que desea que el libro llegue a la mayor cantidad de gente y pretenden que sea claro y que la historia termine siendo entendida. No es bueno discutirlo todo y aferrarse a lo que escribiste en una primera vez. Se humilde, dejá que te devuelvan ideas frescas, que te muestren otras posibilidades.
Casi no hay libros sin dos o tres revisiones, sin reescrituras de capítulos enteros, sin idas y vueltas. La mejor arma es la humildad, estar atento, no ser condescendiente todo el tiempo, pero sí escuchar y aprender.


Bonus: Contanos un poquitito sobre El último reino Heredero de las hadas, ¿Cómo surgió la idea?


La saga de “El Último Reino” nació en 2005-2006. Tenía ganas de escribir una historia con una protagonista mujer, que me llevara a vivir historias en el filo entre lo cotidiano y lo mágico, acá en Argentina, pero que pueda ser comprendida y disfrutada en cualquier lugar del mundo. Quería hablar de la guerra, del egoísmo, de las torturas, de la segregación. Y de cuento clásicos, sobretodo de hadas.
Con esa idea pensé en cómo sería mi hija Sofía (por aquel entonces con apenas dos años) cuando fuera adolescente y que pasaría si se encontrara un día con enanos en el subte de Buenos Aires. Así nació la idea de una saga que sucediera en las vacaciones (sólo por llevarle –divertidamente- la contra a Rowling) y con una villana mujer.
Después descubrí que el Reino del que hablaba se encontraba en Polonia, y que era atacado durante la invasión alemana en 1939. Desde allí encontré lo que buscaba: hablar sobre la violencia, la injusticia, la magia y las hadas.
Desde que encontré en 1989 el libro que sirvió a Lucas como disparador de “La Guerra de las Galaxias” (“El héroe de las mil caras” de Joseph Campbell) me fasciné por los viajes iniciáticos, las historias artúricas y míticas, el paso a la adultez y la pérdida del Paraíso. Eso, sumado a mi pasión por los seres mitológicos (que conocí de chico con mis padres, cuando recorríamos el país escuchando historias de duendes, apariciones y ser mágicos).
La mezcla terminó en esta saga, que por ahora reúne todo lo que deseaba contar. Son cinco partes en tres tomos. “Heredero de las hadas” es el primer libro y el primer tomo. El segundo tomo contendrá los libros dos y tres y el tercer tomo los libros cuatro y cinco.
Espero que les guste y que los impulse a contar otras historias fantásticas surgidas del goce de escribir.
Para despedirte, ¿Hay algo que quieras decirle a tus lectores?

Desde 2006 a 2012 esperé, corregí y reescribí mil veces el primer libro y las ideas sobre la saga cambiaron, mutaron, mejoraron. Como un vino añejado, al dejarla reposar y volverla a tomar, crecía.
Dos editoriales vieron la historia, siempre parecía que salía y luego volvía a la pila, a su sueño de Bella Durmiente.
Al final Ediciones B aceptó el reto y la puso dónde está ahora.
No bajes los brazos, no te rindas. Y si algo no sale ahora, por una buena razón será. No te enojes, no te frustres.
Si estás lamentándote en tu casa por la tormenta, quizás no estés atento cuando salga el Arco Iris.





Sinopsis:

Sofía parece una adolescente como cualquier otra. Va al colegio, tiene amigas y está enamorada del chico que todas quieren conquistar. Sus padres están separados y en su casa mandan unas tías excéntricas. Hasta que una noche tiene una pesadilla: ella está ahogándose. Adentro de una perla transparente. En las profundidades del océano. Frente a la mirada de treinta y tres dragones de mar. Es tiempo de revelaciones. Es tiempo de despertar...








Sitios de interés:



Le agradezco profundamente a Leo por la buena onda y por estás respuestas grandiosas :)

13 comentarios:

  1. Nota de Meli: No dejen de hacer click en los dibujos para verlos en grande. ¡No se van a arrepentir! :D

    ResponderEliminar
  2. Genial sección, siempre es una alegría conocer gente de por acá que se abrió camino en el campo de la fantasía, especialmente.
    La entrevista es excelente, reconforta mucho escuchar la experiencia y consejos de escritores más consumados que uno.
    ¡Muchas gracias! Espero con ansias la próxima :)

    ResponderEliminar
  3. Aaahh me mato la ultima frase!
    Es un gran autor, y lo mejor que es nacional :) ademas de un gran artista. Esos dibujos son hermosos!
    Gracias por la entrevista Meli :)

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho la entrevista, la última frase es buenisima =D

    Saludos y esperando con ganas la próxima entrevista! =)

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho la sección y la última frase... Preciosa.
    Los dibujos son realmente preciosos :)
    Gracias por la entrevista.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. este libro lo descubrí cuando fui a la librería y luego leí sobre el autor aunque tu entrevista estuvo genial! gracias por compartirla con nosotros

    ResponderEliminar
  7. Me encanto el comienzo de la sección :D. No conozco al autor, pero me llamo mucho la atención su libro, y la entrevista estuvo genial. A quienes escriban les hará mucha ilusión y es una gran guía para hacer los que les gusta ^^
    Gran comienzo!

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me gusto muchísimo la entrevista, da muy buenas recomendaciones. ^^

    Gracias por compartirla.

    Besitos ^3^

    ResponderEliminar
  9. La verdad es genial poder leer todo esto de parte de un escritor. Y si algo faltaba para convencerme de leer el libro era esto.
    Gracias por la entrevista. Y espero las siguientes.

    Que andes bien

    ResponderEliminar
  10. Muy buen reportaje! El primer libro de "El Heredero" es excelente y Leo es un hombre muy valioso que ha logrado compartir su visión sin límites, tal como se lo había propuesto. A la espera del siguiente libro... Felicitaciones de todo corazón!!!!

    ResponderEliminar
  11. Me parecio un gran ejemplo de vida este señor (y eso que nunca lei un libro suyo, aunque me lo voy a plantear), palabras muy sabias, y que bueno que se alla copado en responder esto que nos ayuda a los escritores noveles... Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Buenísima sección!!! Me gustó mucho
    Y la entrevista excelente, no ubico a este autor, pero me he enamorado de sus respuestas, tan certeras, atinadas y llenas de vdd!

    ResponderEliminar
  13. El estreno de esta sección ha sido genial :) ¡Gracias a Leo Batic por tan magnificos consejos!¡y gracias a ti Meli, como nos consientes! :)

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D