Image Map

jueves, 1 de septiembre de 2011

Jueves de clásicos: Mi planta de naranja lima

Titulo: Mi planta de naranja-lima
Titulo original: O meu pé de laranja lima
Autor: José Mauro de Vasconcelos
Genero: Drama/Narrativa
Fragmentos:
"-¿Qué es eso muchacho, matar a tu padre?   
-Sí, voy a matarlo. Ya comencé. Matar no quiere decir que uno tome el revólver de Buck Jones y haga ¡Bum! No es eso. Uno mata en el corazón. Va dejando de querer y un buen día la persona muere."

"¡Qué fácil era morirse para algunos! Bastaba con que viniera un tren malvado, y listo. ¡Y qué difícil era ir al cielo para mí! Todo el mundo me sujetaba de las piernas y no me dejaba ir."

Reseña:
No me siento capaz para hacer una sinopsis adecuada de este libro. Llevo un buen rato pensando y no me sale nada. Así que decidí reducir todo a una simple frase: ¿De qué se trata Mi planta de naranja-lima? De una criaturita a la que los golpes de la vida lo obligan a convertirse de forma precoz en adulto.


Mi opinión:
Leí este libro dos veces y no sé por qué lo leí una segunda vez, ni porque volvería a leerlo sino me lo tuviera expresamente prohibido.
Hay algo tan puro, tan autentico en la forma que el escritor narra que es imposible no sentirse cautivado, te atrapa porque está escrito por un adulto con palabras de niño.

Cuando pienso en este libro lo primero que siento es nostalgia, y no solo por la historia, sino nostalgia por mi propia infancia. Las travesuras y la inocencia de Zezé inexorablemente me llevan a aquellos tiempos de inconsciencia y libertad. Supongo que no soy la única.
Es una nostalgia agridulce que muy pocas historias son capaces de generar y transmitir.

Yo soy una persona de lágrima fácil, muy fácil para ser francos. Ya desde el principio, desde la dedicatoria el libro me rompe el corazón. Sobre todo después, al ver que todas esas personas de la dedicatoria que murieron tan jóvenes, son parte importante de la historia.

A pesar de que el protagonista es el escritor y que tiene grandes, grandísimas, pinceladas autobiográficas, no es exactamente una biografía. Por un lado saber que no es una historia cien por ciento real sirve un poco de consuelo, pero no es más que un espejismo, la historia de Vasconcelos no será exactamente igual a como la relata en este libro, pero la vida no es justa y hay cientos de miles de criaturas que crecen en circunstancias similares a las de Zezé, el mundo está lleno de niños adultos.
Soy voluntaria en un par de escuelas de mi localidad y lo veo todo el tiempo, conozco a más nenes y nenas que a la fuerza, ya sea por malos tragos de la vida, negligencia de sus padres o por culpa de seres monstruosos que los despojaron de su inocencia,  tuvieron que hacer a un lado su infancia y hacerse cargo de temas de adultos, de los que me gustaría que existieran. Es terrible solamente el hecho de pensarlo.

Mi planta de naranja-lima es una clara muestra de que nadie, ni siquiera una criatura inocente, esta indemne del dolor y los sinsabores de la vida. Sin embargo, también es un ejemplo de que todo el mundo, incluso el ser más frágil, puede ser capaz de sobrellevar el dolor y de hacerle frente a la vida a pesar de sus trabas y tristezas.

Por supuesto, no todo en este libro son lágrimas. Está lleno de momentos inocentemente mágicos, dulces, imaginativos e incluso muy graciosos. Más allá de los momentos tristes, de la cantidad de veces que los hechos nos hacen sentir impotencia, el libro nos cuenta sobre los sueños, la esperanza y las ilusiones infantiles del protagonista.


En resumidas cuentas, lo que trata de enseñarnos este librito es que a pesar de que la vida sea dura  y citando al autor: Ni la tristeza ni la nostalgia matan.

En lo personal, creo que es un poco generalizada esa afirmación, pero si el autor quiso que su historia transmitiera ese mensaje, ¿Quién soy yo para contradecirlo?

Es un libro hermoso, un infaltable de la literatura.


Versiones televisivas y cinematográficas:

Existe una película de 1970 basada en el libro. Honestamente, no sabía que existía así como tampoco sé si hay más versiones (y el internet no está ayudando a que lo averigüe ^^U)
Pueden verla en youtube con subtitulos en español:

6 comentarios:

  1. Lo lei hace un par de años y llore al final. En definitiva, es muy recomendado.

    ResponderEliminar
  2. Vaya! Sabes que me compré esta novela cuando estaba en el cole y jamás la leí? La pidieron pero al final no hubo lectura y la dejé por ahí.

    Pero tras tu reseña ten por seguro que la buscaré, yo también soy una llorona y me encantan las historias de supervivencia.

    un saludo
    Dácil

    ResponderEliminar
  3. Yo lo leí hace algunos años! Es un libro hermosísimo :) igual que el Velero de cristal.
    Un beso!^^

    ResponderEliminar
  4. Me lo han recomendado cientos de veces!!!
    Ahora ando tras ella, a ver si la encuentro y la compro =)
    Me gustó la reseña, me has dado más ganas de leerlo jejejej

    Besotess

    ResponderEliminar
  5. Es uno de mis libros favoritos. Es... precioso, de un modo triste. Me lo habré leído unas tres veces yo; y cada vez que lo leo, no puedo evitar reírme en alguna parte, y mucho menos llorar. ¿Te leíste la continuación, "Vamos a Calentar el Sol"? Personalmente, no me parece tan buena como Mi Planta de Naranja-Lima, pero es interesante saber cómo sigue la historia de este pequeño que se vio obligado a crecer demasiado rápido.

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
  6. Es un librazo y lo leo cada vez que puedo, para recordarme que los que tuvimos infancias felices tenemos la carga de ir por la vida repartiendo ternura. el mundo esta lleno de Zezes lamentablemtente...
    simempre lloro en las mismas partes y cada vez peor.

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D