Image Map

miércoles, 31 de octubre de 2018

¡Felices 12 Noches de Halloween! :D

¡¡¡Hola, hola, fantasmitas!!!

¿Cómo están? Yo muy feliz, porque no puedo creer que pude cumplirles con las 12 Noches de Halloween enteritas :D

Mi mes fue una locura, no tuve prácticamente días libres ni de descanso y estoy agotada. Lo peor es que noviembre va a ser todavía más agotador. Así que realmente es un triunfazo haber logrado bloguear doce días seguidos jajajaja




Para cerrar este bello y sexy especial, les traigo un concur muy jugoso *guiño, guiño*

Uno de ustedes se va a llevar, atentos a esto:

-Asylum de Madeleine Roux, FIRMADO POR LA AUTORA
-No soy un serial killer de Dan Wells, FIRMADO POR EL AUTOR
-Un súper pack de golosinas, para que ahoguen el miedo en azúcar






BASES:

👻 Para Argentina
👻 Hasta el 8 de diciembre
👻 Un ganador se llevará Asylum y No soy un serial killer firmados + un pack con más de diez golosinas.
👻 Quienes residan en CABA o GBA deberán retirar el premio por las oficinas de V&R Editoras, sin excepción.
👻 Para participar llená el raffle, si no sabés cómo hace click. Los puntos extras son opcionales pero te dan más chances de ganar. Los puntos obligatorios son excluyentes.



FORMULARIO:

Suerte a todos y...


¡¡¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN!!! :D

martes, 30 de octubre de 2018

12 Noches de Halloween: La maldición de Hill House de Netflix


 Titulo original: The Hauting of Hill House
 Genero: Terror, suspenso, drama
 Duración: 10 epis.
 Año: 2018
💀💀💀


Sin lugar a dudas, La maldición de Hill House es la serie de esta temporada.

Basada muy por encima en la novela de Shirley Jackson, nos narra a dos tiempos la vida de los hermanos Crain, quienes en su infancia vivieron durante un verano en Hill House y experimentaron allí todo tipo de sucesos inexplicables y traumatizantes.

Su estancia allí terminó en tragedia, una tragedia que no solo los separó como hermanos sino que destruyó por completo a su familia. 

Pero los horrores de Hill House no acabaron con su salida abrupta de la casa, sino que los acompañaron, bajo una forma u otra, por el resto de sus vidas.

El mayor, Steven, es un completo y total escéptico. Pero aún así se gana la vida escribiendo best sellers sobre casas embrujadas, entre ellas Hill House, lo que le ha costado la relación con sus hermanos.

Shirley, es una mujer fría y distante, la voz de la razón que no cree en fantasmas y maneja una casa fúnebre, mientras intenta mantener una relación inestable con sus hermanos y lidia con distintos tipos de culpas. 

Theo es la del medio y si bien siempre pareció la más dura e independiente, goza de una hipersensibilidad que la mantiene alejada del mundo y reprimiendo todas sus emociones.

Luke, se convirtió en un adicto sin escrúpulos ni salvación aparente, aunque lleva tres meses limpio en rehabilitación.

Y finalmente Nell, la melliza de Luke siempre fue el lazo entre sus hermanos, la única capaz de mantener una linda relación con todos ellos. Y sin embargo, por ser el eslabón más fuerte también es el punto más débil.

Más de veinte años después, siguen luchando por dejar Hill House atrás. ¿Pero cómo escapar de sí mismos?


Lo primero que la mayoría de nosotros supo de esta serie, fue puro marketing de ese que infla, infla e infla. "Alguien tuvo un ataque mirándola", "Da tanto miedo que causa convulsiones", "Solo se puede mirar de día y con once crucifijos" y derivados. Esas cosas siempre me echan atrás, pero era Shirley Jackson, era una versión "nueva" de mi peli preferida de terror de la infancia (La maldición, con Owen Wilson y Catherine Zeta Jones), y TENÍA que verla.

Yo no soy buen parámetro, ya que estoy muerta por dentro y rara vez una historia de terror me asusta, pero no me pareció tan terrorífica. Al contrario, al igual que el libro, no sentí que se limitara a sustos burdos y screamers, a solo pretender asustar, sino que el terror es un vehículo para llegar a algo más profundo. A algo más emocional y psicológico.

Sí, tiene sustos. Pero es más que eso. Mucho más que eso.

Los fantasmas en esta nueva versión de Hill House no solo son espectros, la culpa, el remordimiento, la soledad, el resentimiento, la locura y la muerte son monstruos mucho más aterradores y con un protagonismo mucho más voraz.

Así que sí, una aparición repentina va a incomodarte y darte palpitaciones, pero al final del día es la suma de todas aquellas sensaciones que ponen a nuestra condición humana sobre la mesa, la que hace mella, la que te provoca sentimientos muy intensos, angustia, conmoción. La que te hace pensar, la que te apela y te conmueve. Y es eso lo que hace a esta serie tan grandiosa.

La trama es genial y está muy bien pensada. No solo entremezcla pasado y futuro de una manera impactante que te mantiene siempre al borde de la silla y te eriza los pelos, sino que al final todo se conecta de una forma magistral. Esto último me voló el cerebro, es increíble lo bien que la pensaron, como todo se acopla. Te deja patitieso y sin poder creerlo. Muchas de las apariciones de Hill House tienen una respuesta, una explicación, y realmente, realmente me encanta. Un flash absoluto.

En lo personal, la serie me causó más angustia que miedo. Y por angustia lean: lloré como condenada del episodio dos al diez. Sin parar. Me resultó muy, muy, muy emocional. Me destruyó, tocó muchas fibras sensibles en mí y a la vez no podía sentir más que empatía por uno y cada uno de los Crain.

Tiene momentos muy intensos a nivel emocional. Increíble (la escena de Theo y Shirley en el auto está en mi top ten de mejores escenas del cine y la tv, de lo mucho que me pegó).

Las actuaciones me gustaron mucho todas. Realmente tiene un cast excelente (y hot as fuck, hay que decirlo). 

Si tuviera que elegir, destaco a Carla Gugino, quien interpreta a Liv, la mamá de los Crain y... reina absoluta. Su interpretación es esplendida, desesperante y triste. La adoré.

También me gustaron mucho, pero mucho Elizabeth Reazer, que interpreta a Shirley, la hermana mayor y, aunque pueda ser una elección rara, Timothy Hutton, quien interpreta a Hugh Crain de grande. Me vi reflejada en ambos y me encantaron sus interpretaciones. Especialmente la de él, me resultó desgarradora y muy conmovedora.

Pero, reitero, un cast brillante. El favoritismo pasa por una cuestión de afinidad no de calidad. Todos son excelentes, todos se lucen. Los amé a todos. Pero a todos.

Sobre la trama, no es una adaptación del libro, sino que está basada y toma elementos. Pero es una historia distinta. Eso sí, adoré muchas cosas, especialmente que incorporaron CITAS TEXTUALES de la obra de Shirley (casi todo lo que narra Steven al final está calcado del libro. Kudos por eso) e incluyen un montón de pequeñas cosas que hacen latir contento tu corazoncito de lector friki (me resultó especialmente interesante que utilizaron mucho del libro, especialmente del personaje de Eleanor, para construir a Liv. Fue un win. Quedó bárbaro, le da la magia que el personaje necesita).

No crean que todo es color de rosas, en lo personal sentí que algunas cosas se me escapaban o necesitaban pulirse más (detalles, más que nada). También es predecible, por ejemplo, de entrada imaginé la identidad de la mujer del cuello roto. ¿Es menos devastadora la revelación? No. Pero me pareció cantado. Me pasó lo mismo con el último plot twist, era muy obvio, ¿no? Finalmente, con honestidad, algunas cosas me parecieron de mal gusto. Pero esto último es subjetivo, entiendo que son cosas típicas de las producciones de terror. Que a mí no me gusten es otro cantar que no hace a la serie.

La estética y fotografía es increíble, todo muy cuidado y estético. Más allá de los horrores. La atmosfera está muy bien lograda, te transmite exactamente lo que la escena debe transmitirte. Además, dos cosas geniales: 1) el episodio 6 se rodó con cinco planos secuencia, uno de casi 20 minutos. Una locura absoluta y quedó impecable. Me voló el cerebro, una vez más. Busquen cómo se filmó, por favor, y se los va a volar a ustedes también. Por locuras como esa alguna vez estudié cine.

y 2) la serie está llena de easter eggs, de fantasmas escondidos en los episodios lo que hace que todo sea mucho, mucho más creepy. Yo solo encontré los más obvios, lo admito. Y uno (las manos bajo el piano) creo que fue el que más me impactó.

El final me gustó, tiene una vibra muy clásica, muy conciliadora y emocionante. Apela a la emoción. Muy de producciones de los noventa onda, no sé, Casper.

Y para mí esto es genial, ya que al final esta es una historia de amor. Una historia de redención y perdón. Y no solo sobre perdonar al otro, sino también a nosotros mismos, a aprender a vivir con nuestros fantasmas, y no solo con aquellos espectros que pueblan los pasillos y las escaleras de Hill House.

Una gran serie, de una calidad y un impacto increíbles.

Hermosa. Es hermosa.

Si no la vieron, corran ya.


¡¡¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN!!! :D

lunes, 29 de octubre de 2018

12 Noches de Halloween: La maldición de Hill House de Shirley Jackson


Título: La maldición de Hill House Título original: The Hauting of Hill House
Autor: Shirley Jackson  Editorial: De Bolsillo Género: Terror

💀💀💀

La maldición de Hill House es una novela corta de la esplendida Shirley Jackson, que durante las últimas semanas a cobrado una nueva popularidad gracias al lanzamiento de la exitosa serie de Netflix con el mismo nombre (aunque diferente trama).

Un académico, el Dr. Montague, lleva a cabo una investigación sobre casas embrujadas. Y como parte de su estudio, decide pasar el verano en Hill House, una propiedad que se dice está maldita desde su misma concepción, lleva décadas deshabitada y parece rodeada de desgracia.

Pero, dado que desea ver como el "embrujo" afecta a distintos individuos y estudiar el miedo, invita a varias personas a compartir aquel aterrador verano junto a él. Al final del día, las invitaciones son bastante infructuosas: tan solo dos señoritas están dispuestas a participar del experimentos.

Esas son Theo y Eleanor.


La primera, es una diva llena de actitud y sarcasmo. La segunda, una joven sensible que dedicó su vida a cuidar a su recientemente fallecida madre y vive de prestado en lo de su antipática hermana.

El cuarto integrante del equipo es Luke, el desfachatado y despreocupado heredero de Hill House, a quien debieron incluir como parte del contrato de alquiler de la casa.

Hill House es una entidad en sí misma, y aunque este grupo va en búsqueda de miedo, muy pronto va a demostrarle que hay fuerzas que no pueden estudiarse y mucho menos controlarse. 

Primero tenemos que asentar una base: Shirley Jackson es una reina. 

Así de simple. Y no lo digo solo yo, es una de las voces más icónicas del terror contemporáneo, se la considera una de las maestras del siglo pasado y ha inspirado a cientos de autores. Sí, probablemente también a tus favoritos. Incluso si nunca la oíste nombrar.

Junto a La lotería, un relato distopico durísimo que generó un impacto muy alto tras su publicación y en muchos países directamente fue prohibido (les recomiendo leerlo. Es cortito pero tremendo), La maldición de Hill House es considerada una de sus obras maestras.

¿Y cómo no? 

Este libro es increíble.

El estilo de Jackson es siempre muy cínico y fluido, lleno de imágenes y desvarios, con una cadencia casi infantil que da una sensación de falsa inocencia que luego te apuñala, porque hace más duro el impacto.

"Te observa. La casa observa todos tus pasos".

En Hill House hace un uso muy divertido de esta mezcla junto a elementos góticos perfectamente logrados. El libro es ingenioso y repleto de sentido del humor, sus personajes tienen ese desinterés y cinismo muy típico de los contemporáneos de Shirley, son una farsa, se esfuerzan en ser interesantes y parecer despreocupados. Es realmente muy atractivo.

A eso, debemos sumarle una carga muy alta de crítica social. Y un feminismo que es un deleite. Jackson siempre utiliza el humor y el sarcasmo para exponer a la sociedad, para redimir a los grupos más débiles y marginados. Ni siquiera lo hace sutilmente ("Debería avergonzarse de sí mismo, amigo, delante de unas mujeres" "Las mujeres están igual de asustadas que yo", dijo Luke con toda formalidad). Shirley no perdona y es totalmente directa y ácida (LA AMOOOH).

"-Me pregunto por qué todo ha estado tan tranquilo. Creo que esta espera me pone de los nervios, es casi peor que si sucediera algo.
-No somos nosotras las que esperamos -dijo Eleanor-. Es la casa. Creo que se está tomando su tiempo".

La historia no depara grandes sorpresas, es el cuento de casa embrujada de manual y la trama, si bien atractiva y adictiva, no es su peso fuerte. Lo que hace grandioso a este libro es el aspecto psicológico. La forma en la que somos testigos en primera persona de cómo uno de los protagonistas va perdiendo la cabeza, como la casa comienza a adueñarse de ese personaje. Como lo vuelve bipolar, como cambia su forma de ser y pensar, inevitablemente. La desesperación de que nadie más que vos, el lector, nota el cambio. Es alucinante y muy, muy frustrante. Realmente te desespera como este personaje es consumido, como se aleja cada vez más de la realidad.

"Prométame, sin lugar a dudas, que se marchará tan rápido como pueda en el preciso instante en el que empiece a notar que la casa la está alcanzando". 

Me da piel de gallina, es un trabajo muy fino y muy triste. Todos imaginamos cómo va a terminar la historia, porque todos somos testigos del efecto que la casa está teniendo en sus integrantes, especialmente en uno. Y cuando se concreta, lo presenciamos con pesar y congoja, porque fue inevitable.

He visto muchos reviews del estilo "no me dio miedo", "no asusta", "a eso no se le puede llamar final" y me exasperan jaja. Es una visión básica y estrecha. Ese no es el punto de la historia.

Si quieren sentir miedo, lean otra cosa. Si quieren solo terror tosco y espantos repentinos, definitivamente lean otra cosa.

"Esta mañana me he encontrado a mí mismo convenciéndome de que lo de anoche pasó de verdad. Justo lo contrario de lo que pasaría tras tener una pesadilla".

Este es un terror muy sutil, un libro sobre el miedo más que de miedo. Que se mete bajo tu piel y dentro de tu cabeza y allí radica su belleza. 

Un trabajo impecable, Shirley siempre tiene el don de regalarnos personajes emocional y psicológicamente inestables, y de jugar con la vulnerabilidad de la mente humana. De la condición humana de por sí.

"La amenaza de lo sobrenatural estriba en que ataca el lugar en el que la mente moderna es más débil, allí donde hemos abandonado la armadura protectora de la superstición sin haber levantado ninguna barrera de defensa sustitutiva". 

Somos seres frágiles, y a esta autora le encanta sacarle el jugo a eso con una maestría que te apela e incomoda, que te deja con un nudo en la garganta y con mal sabor de boca, incluso angustiado. Hablando mal y pronto, tiene el don de dejarte mal.

Por eso es una reina.

Extremadamente recomendado.

"El miedo es el abandono de la lógica, el abandono voluntario del pensamiento razonable. O nos entregamos a él o lo combatimos, pero en esto no hay medias tintas". 

¡¡¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN!!! :D

domingo, 28 de octubre de 2018

12 Noches de Halloween: El bosque


 Titulo original: La Forêt
 Genero: Suspenso, drama
 Duración: 6 epis.
 Año: 2017
💀💀💀

El bosque es una miniserie francesa que en solo seis episodios logra meterte de lleno en una pequeña aldea donde la corrupción y la muerte están a la orden del día.

Ya conocemos esta historia, es la lamentable moneda corriente de nuestro mundo: todo empieza con una adolescente desaparecida.

Toda la ciudad se congela ante su desaparición, todo el mundo se vuelve un sospechoso. Todo el mundo tiene miedo. De repente una atmósfera de intranquilidad y paranoia lo cubre todo.

Por supuesto, es en el bosque donde encuentran el cuerpo de la chica. Pero... ¿quién la mató y por qué? ¿Está su muerte relacionada a otras desapariciones olvidadas hace décadas? Y lo más importante, ¿en qué tipo de actividades sucias estaba envuelta la adolescente y sus amigas? ¿CUÁL ERA SU SECRETO?

Algo que amo de las producciones europeas, es que vencen tabúes a los que las estadounidenses todavía le tienen miedo. No quiero caer en el cliché de "en Europa todo es más libre", pero sí, sí voy a caer. No importa lo libre y avanzada que esté la industria audiovisual, las producciones del otro lado del charco siempre se sienten del otro lado de la línea moral, en un buen sentido. Siempre naturalizan conceptos que en otros lugares tardan décadas en exponerse, aún más en naturalizarse. Siempre muestran aristas que muchos tienden a negar o a ocultar.

El bosque es una serie que habla de muerte, sí, pero también de corrupción y lujuria, de complicidad y silencio, de herencia, superstición y memoria. De locura e inocencia. De estupro y pedofilia. De culpa y violencia. 

Ningún tema livianito, como podrán observar. Y podría nombrar un par más, fuertísimos, pero seria spoiler.

De vuelta, sí se mueve en terrenos conocidos y la trama es similar a la de mil historias, pero está tan bien narrada, tan bien planteada, que te engancha, repulsa y conmueve. Tiene mucha fuerza.

La cadencia es muy típica de las producciones francesas, un poco lenta y muy oscura y meláncolica, la amo. Le da una intensidad única al drama. Te mete de lleno en la historia, juega con tu nerviosismo y te hace sentir las cosas como si estuvieras ahí. Juro que podés sentir la humedad del bosque, el olor de la tierra. Apela a todos tus sentidos, muy bien lograda la atmósfera. 

Los personajes son muy ricos, muy humanos. Muy misteriosos. Con sus virtudes y defectos, con sus secretos y heridas. Con pasados cargados a cuestas y presentes todavía más pesados. Cualquiera de ellos podría ser tu vecino de al lado, tu mamá, tu abuela, tu hermano. Y sin embargo, algunos tienen un aura de misterio muy rica y mítica. También, nos demuestra que a veces no sabemos exactamente a quién tenemos al lado y explora el dolor de no poder confiar ni en quienes más confiamos.

Al misterio del asesinato se le suman dos más. Uno inmediato: la desaparecida y sus amigas estaban envueltas en algo, en algo sucio y peligroso, y eso podría ser lo que llevó a la muerte a la primera y una amenaza sobre las otras dos, que se convierten rápidamente en objetivos a proteger.

Y uno olvidados: unos años antes, dos jóvenes desaparecieron también la ciudad, pero sus casos fueron archivador. Tal vez llegó la hora de reabrirlos.

Está muy bien logrado todo. Es una serie que te engancha y te angustia. Que te llena de asco y aversión. Que te maravilla y envuelve. Que te hace desconfiar de todos.

En lo personal, tenía dos grandes sospechosos (aunque ojo, acá hay muchos muertos en el ropero, muchos monstruos, muy pocas personas libres de culpa. Poca inocencia, pero la poca que hay es de la buena y te perfora el alma) y la emboqué con uno. Pero voy a admitir abiertamente que no terminé de comprender sus causas, o al menos me pareció que necesitaba un ajustecito de tuerca para que la resolución estuviera al nivel de impacto del resto de la serie. Sentí que al final se volcaba más hacia lo sentimental (que está perfecto, es un final muy emotivo y fuerte) pero descuidaba un poco los tecnicismos y el crimen en sí.

Finalmente, tiene unos toques paranormales, aunque podríamos dejarlo más bien en una suerte de realismo mágico. Son diminutos, pero enriquecen la trama sin robar protagonismo. A mi me hacían sentir que el bosque era un personaje más, una entidad, y eso estuvo muy bueno.

Es un buen misterio, con vueltas muy locas e impactantes (algunas cositas me dieron una muy buena vibra a Pretty Little Liars) y muchas sorpresas. Es de ese tipo de serie que cada episodio te deja con la boca abierta y desesperado por pasar al siguiente.

Muy buena. Mucho drama. Mucho impacto.

Un viaje al corazón del bosque y al de la esencia humana.

Recomendada.

¡¡¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN!!! :D

sábado, 27 de octubre de 2018

El oscuro descenso de Elizabeth Frankenstein de Kiersten White


Título: El oscuro descenso de Elizabeth Frankenstein Título original: The Dark Descent of Elizabeth Frankenstein
Autor: Kiersten White  Editorial: VR YA Género: Terror, retelling

💀💀💀
El oscuro descenso de Elizabeth Frankenstein es un libro OS-CU-RÍ-SI-MO y vil de Kiersten White, autora a quien ya podemos decretar como la reina del retelling feminista.

Hace unos años lanzó Hija de las tieneblas, su retelling histórico sobre la hija de Vlad el Empalador (o Drácula, si lo prefieren) y se ganó mi corazoncito. Ahora decidió regalarnos una versión de Frankenstein escrita desde la perspectiva de Elizabeth, la trágica novia de Victor, y el resultado es uno de mis libros favoritos del año.

Los Fankenstein salvaron a Elizabeth Lavenza de una vida de miserias, con la condición de que se convirtiera en la amiga y confidente de su extraño y un poquito loco, hijo Victor. Y Elizabeth aceptó su destino, ya que aunque siempre tuvo el aspecto de un ángel, en su interior desde muy pequeña fue fría y maquinadora, y sobrevivir cómo sea siempre fue su único objetivo.

Por eso, durante años cubrió a Victor en sus descabelladas travesuras y aprendió a ser la única capaz de controlarlo, de calmarlo. Hizo un gran trabajo volviéndose imprescindible. 

Sin embargo, cuando Victor se va a estudiar al extranjero y pasa meses y meses sin volver a comunicarse con Elizabeth, la muchacha comienza a presentir que su presencia en la mansión Fankenstein comienza a ser innecesaria, un gasto prescindible, y comienza a desesperar.

Así que junto a Justine, su protegida y mejor amiga, huyen para encontrar a Victor, sea cómo sea. Porque Elizabeth está dispuesta a hacer cualquier cosa para salvaguardar su futuro. Porque ella será Elizabeth Frankenstein, o no será nada. 


Ufff, lo enfermitos que están todos en este libro, amigos. 

TODOS.

No hay ni uno que esté bien, ¡pero ni uno, eh!

La sinopsis es superficial y no dice mucho, de hecho, premeditadamente da algunas ideas equivocadas. A Elizabeth la mueve el instinto de supervivencia, un instinto muy retorcido, eso sí, no la avaricia. Este libro es fatal, muy vil, muy cruel. Pero muy poderoso.

Me destruyó la vida, igual. Todavía no lo supero.

Lo que movió a Kiersten, según sus notas finales, a escribir este retelling, (que en realidad no es una nueva versión del clásico, sino que ocurre paralelamente. Es la misma historia, pero contada desde el punto de vista de Elizabeth) fue su profunda admiración hacia la gran Mary Shelley, una mujer avanzada para su época... pero totalmente condicionada por los hombres de su vida. Kiersten no solo nos cuenta como Percy Shelley y Lord Byron subestimaron mucho a Mary (¿conocen todos cómo surgió Frankenstein? Les recomiendo googlearlo si no, porque la historia no tiene desperdicio), sino también como ella siempre vivió a la sombra de su marido. Aún más, como él siempre minimizó el éxito de su esposa (en el prologo de Frankenstein, Percy aclara que si el mundo hubiera sabido que al mismo tiempo Lord Byron estaba escribiendo algo, nadie hubiera leído el libro de Mary. HORRENDO). Y Mary vivía con orgullo bajo aquella sombra.

Eran otros tiempos, era otra sociedad y no se puede villanizar ni culpar a ninguno de ellos. Sin embargo, qué placer tan hermoso que en pleno siglo XXI, Percy Shelley sea más reconocido a nivel popular por ser el marido de la creadora de Frankenstein que por su propio mérito, ¿no? Me encanta, disculpen la franqueza.

Mary Shelley revolucionó al mundo, y no solo al de la literatura. Es la creadora de la ciencia ficción moderna y la inspiración de cientos de miles de personas. Les recomiendo mucho leer sobre ella, fue una mujer increíble.

Y eso inspiró a Kiersten a escribir esta historia, con una protagonista que debe pelear con uñas y dientes para no ser un personaje secundario de su propia historia. Para ser ella misma y no su entorno quien escribe el guión de su vida.

Hermoso.


"No puedes ir por ahí abriendo a las personas con un cuchillo, Victor.

¡Simplemente no puedes!".


La narración es bellísima, un poco más liviana que la de Hija de las tienieblas, por suerte. Muy poética, hizo un buen trabajo con los elementos góticos y creó una atmósfera muy, muy buena. Oscura, asfixiante.

Alterna en dos tiempos, el presente, donde Elizabeth narra su búsqueda desesperada por Victor (que dicho sea de paso, todos sabemos en qué anda este señorito al desaparecer, ¿no?), y el pasado, que narra la niñez, LA NIÑEZ SÚPER TURBIA, de este dúo junto a sus amigos: Justine y Henry.

Como les adelanté, no hay nadie del todo limpio en este libro. Todos tienen algún que otro muerto en el placard, todos tienen secretos muy pesados.

Amo lo que hace la autora con la historia, jamás sabes dónde pararte porque está llena de grises y no te sentís cómodo adoptando ninguna posición.


"Hojas rojas. Cuchillo rojo. Manos rojas.

Pero siempre vestidos blancos".


Todos los personajes te generan conflicto. Te conmueven, te ablandan, te asquean y espantan en igual medida. Por eso la premisa del libro es "¿Quién es el monstruo?", ya que todos te parecen siniestros, no podés confiar plenamente en ninguno jamás.

Victor es el demente y todos lo sabemos. Lo obsesiona la muerte y es un sociopata total. Es incapaz de sentir empatía y sus experimentos son extremos. Sin embargo, en su locura te toca el corazón. Sufrís por él, de alguna forma te llega. No es más que un chico dispuesto a hacer lo que sea para no perder a quienes ama, para doblegar a la muerte, la que sin dudas, pero sin dudas constituye su mayor miedo. Y ese miedo lo sume en la locura.

Me duele, Victor me duele.

Elizabeth es el gris más grande, con tal de salvarse a sí misma se aferra a Victor y lo encubre en atrocidades. Pero no duda en utilizar y manipular a todos, pero absolutamente todos a su al rededor para obtener lo que desea. Sin embargo, no es más que una jovencita asustada y desesperada, que vivió toda la vida al compás de los demás y no sabe ser sí misma.

Es un personaje muy conflictivo. Querés que se halle, pero ¿el fin justifica los medios?

Henry, es el mejor amigo de la infancia de Victor y Elizabeth. Es el poeta, el bohemio, el demasiado amable. A simple vista, no hay nada mal con él, sin embargo, desde el comienzo nos enteramos de que cometió "la peor de las traiciones" y que abandonó a sus amigos en el peor momento posible.

Spoiler: Henry les va a doler. Mucho.

Finalmente, Justine. Esta jovencita es una criada a la que Elizabeth salvó de su madre violenta y la convirtió en su mejor amiga. Justine está segura de que hay algo putrefucto en ella y que el diablo vive en su interior, ya que eso le ha hecho creer su madre. Sin embargo, es un alma pura y resignada. Demasiado pura y resignada, lo que no deja de darnos muy mala espina.

La bondad de esta chica llega a un extremo tan aberrante como la locura de Victor.

"Se había marchado poseído por la necesidad de derrotar a la muerte y, sin tenerme a su lado para mitigar sus obsesiones, había descendido a las profundidades del infierno".

¿Entienden? Todos son demasiado duales, no le entregas tu confianza a ninguno.

Estas son las únicas tres personas que Elizabeth ama en la vida. Ella también tiene su grado de sociopatía y no siente nada por los demás. Sin embargo, creo que de cierta forma está enamorada de los tres. De Victor, porque es lo que le prometieron, porque es su salvavidas y lo único que conoce. Alguien que la quiere, a su manera, por quién es, sin importarle más nada. De Henry, porque es una alternativa, alguien con quien podría ser más feliz que con Victor. Y de Justine, porque es la única que quizás le brinda amor puro y desinteresado. En lo personal, creo que Justine es la única a quien Elizabeth realmente ama, por quien siente un cariño limpio y verdadero, sin dobles intensiones.

Entre ellos hay un monstruo más grande que los demás. No voy a decirles quién, solo les confesaré que este libro tiene uno de los villanos más ruines que he leído. NUNCA UN VILLANO ME HABÍA LASTIMADO ASÍ. Nunca.

Realmente me resulta una historia dolorosa, no me cabe en el cuerpo tanta crueldad. Es tan cruel, es tan ruin lo que pasa, lo que hacen. Créanme exagerada, pero realmente me duele.

Esta historia me hirió como pocas, y por eso se ganó un lugar en mi corazón.


"Tú eres mía, Elizabeth Lavenza, y nada te arrancará de mi lado. Ni siquiera la muerte".


El final me gusta más, mucho más que el del clásico porque redime algunas cosas que nos dolieron mucho en el original, pero no por eso este te marca menos. No voy a reiterar que es un trauma total.

Pero no consideren eso una blasfemia. Como una fan absoluta del clásico, estoy muy contenta con esta nueva versión. Le hace justicia, es un excelente homenaje.

Lo adoré.

Y me rompió el corazón.

Se los recomiendo a morir. 


¡¡¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN!!! :D