Image Map

lunes, 26 de septiembre de 2011

¿Quién dijo que el novio es imprescindible?

Titulo: ¿Quién dijo que el novio es imprescindible?
Titulo original: Amy's honeymoon
Autor: Julia Llewellyn
Genero: Chic Lit
Fragmento:

—¿Nunca se lo has pedido? Era el tema de conversación de todo el mundo... —Gaby y ella habrían podido resolver el problema del calentamiento global del planeta durante todo el tiempo que habían pasado especulando sobre la relación de Hal y Marina.
—Nunca hablábamos del tema. Es que era más fácil evadir la realidad. Mi fama aumentó y la suya se hizo inmensa. Pasábamos las vacaciones con Mick en Mustique o con Richard en Necker. Pasábamos meses separados por las grabaciones. Era la excusa perfecta para no enfrentarse a la realidad. Los años pasaron en un santiamén y cuando nos veíamos, lo último que me apetecía hacer era hablar de cosas serias como bodas y niños. Habría sido como admitir que éramos... mortales. La idea de separarnos era rara, pero la de envejecer juntos era todavía más ridícula.
—Pero vas a casarte con Flora, ¿no? —Estaba segura de que lo había leído en el último número de Closer que había ojeado en la sala de espera del trabajo, harta ya de ver revistas de novias.
Hal se encogió de hombros.
—Ya veremos.
Su forma de decirlo le recordó a Doug, siempre posponiéndolo todo, evitando comprometerse. Y la enfureció.
—Si no lo haces es que eres imbécil —le soltó—. A ver, es guapísima. Y parece tener... tanta clase.
—Es elegante, ¿verdad?
—Entonces, ¿por qué no te casas con ella?
Tardó unos segundos en responder:
—Es una decisión importante. Quiero hacer las cosas bien. Mis padres llevan cuarenta años casados, ¿sabes? Es difícil estar a la altura.
—Lo sé —replicó ella con tristeza—. A mí me pasa igual con los míos.
—Es complicado encontrar el momento oportuno —siguió—. El corazón tiene que hacerte bum-bum-bum si vas a casarte, así que hay que hacerlo en pleno enamoramiento. Aunque después la cosa cambia, cuando descubres que se corta las uñas en el inodoro y no tira de la cisterna o que se hurga la nariz.
—¡No me digas que Flora se hurga la nariz!
—No, pero Marina sí. Y a veces volvía a ponerse bragas que estaban en la ropa sucia. Hasta que contrató a un ama de llaves, claro. —Parecía perdido en los recuerdos, pero no tardó en volver al presente—. Así que con respecto a casarme con Flora... No lo sé. Pero tampoco quiero dejarlo con ella. Es que me espanta la idea de estar con otra persona. Y seguir soltero a los cuarenta y tres no es exactamente lo mismo que cuando se tienen veinticinco. Mis compañeros de profesión están todos casados. Y eso hace que me sienta como un bicho raro. Tienen hijos y sus vidas van evolucionando. Yo sigo estancado en un modo de vida donde lo más importante es ver con quién te encuentras el sábado por la noche en el Ivy.
Sintió como si le hubieran clavado un puñal en el corazón al escucharlo. Eso mismo le iba a pasar a ella. Se iba a quedar sola y su vida no iba a evolucionar. Iba a quedarse atrás en la carrera de la vida.



Reseña:


Amy está de luna de miel en un hotel cinco estrellas en Roma, ¿qué más podría pedir? No haber terminado con su novio la noche antes de la boda, sería una excelente opción. No estar pasando su luna de miel sola y deprimida, también.
En su mismo hotel se hospeda nada más ni nada menos que Hal Blackstock, la super estrella de cine. El destino quiere que sus caminos se crucen y la deprimente luna de miel de Amy acaba convirtiéndose en una aventura digna de una comedia romántica, de esas que protagoniza Hal.



Mi opinión:
Leí este libro para novelass, y esta es la opinión que escribí para el club, así que está plagada de spoilers.
Me gustó.
No es una joyita literaria, pero fue simple de leer, me enganchó de entrada (cosa que es difícil que me ocurra con este genero) y me mantuvo todo el tiempo entretenida. Es de ese tipo de libro que podes leerte de una sentada y no darte cuenta.

Amy me puso algo nerviosa por ser tan tolerante con Doug. Yo lo hubiera mandado a freír churros a la primera que se mandaba. Además... ¿tan loca puede volverte alguien que se parece a Simon Cowell?  Cuando Amy dijo que Doug era sexy, me lo imaginé sexy, después dijeron que se parecía a Simon, y ya no fue sexy nunca más en mi cabecita jaja

Entiendo completamente a Amy por dejarlo, no solamente por ser un desastre, sino porque yo también dejaría a cualquiera, incluso en el altar, si no quiere tener bebes.

Odié a Doug, conozco a muchas personas como él, que esperan que todo en la vida les caiga de arriba y no se molestan ni preocupan por nada ni nadie. Me exasperó bastante y tenía terror de que Amy fuera tan tonta de volver con él.
Imaginarán que me encantó que el final le cortara el rostro como la mejor.

Hal, me causó mucha gracia el tema del grano. Completamente hipocondríaco. Me cayó bien.
Me emocionó cuando se le declaró a Marina, me encantó que se quedara con ella. Fue distinto, original. Por lógica utópica en las novelitas rosas el protagonista y la protagonista terminan juntos. Y no me gustaba la idea, no había química entre él y Amy. Sus momentos juntos fueron más bien superficiales. Me rompí la cabeza pensando cómo haría la escritora para que terminaran juntos y que cautivara al lector la unión. Pero no pasó, y fue perfecto.

Otro personaje que me cayó mal fue Lisa. La típica mujer que se casa por dinero y que no contradice a su marido porque, como él es el que tiene la plata, siempre tiene razón. Muy odioso que mandara a la nena al internado y que sacrificara a la perrita. Eso me dio bronca. Pobre bicho (aunque no exista ^^U)
Encima pone a la felicidad de su hija de excusa. Seguro, tu hija va a ser más feliz encerrada en un internado, llorando a su perro y viéndote una vez al mes, que creciendo sin lujos pero con su mamá.
Pensar que existe gente así de idiota, me pone los pelos de punta.


Algunas cosas de la trama fueron predecibles. Como que el grano de Hal sería la excusa perfecta para que se conocieran con Amy. O que Flora y Gaby no podrían viajar a Roma. Pero como al final la historia da un giro tan grande, no molestan esas pequeñas obviedades.

Hubo escenas muy hilarantes, otras muy incomodas (como cuando a Amy se le cae la comida que lleva escondida) y algunas escenas soñadas, como recorrer Roma en moto abrazada a la espalda de una estrella de cine.

Me encantaron las referencias, encontrar referencias a cosas que me gustan en libros es sinónimo de sonreír como tonta por un buen rato. En este caso las que más me gustaron fueron las de Vacaciones en Roma (La princesa que quería vivir) y a Little Britain. Cuando leí Vicky Pollard casi me muero. Es mi personaje favorito de la serie jaja

Por último, el final estuvo algo flojo. Hal tuvo su "feliz para siempre" ¿y Amy?
A la protagonista la dejan con tan solo una perspectiva de romance en el horizonte y a los lectores con ganas de saber qué pasó con ella, si logró formar la familia que tanto deseaba.
Para mi gusto un epilogo que nos mostrara a Amy y Callum dos años después, casados, con un bebe y otro en camino hubiera sido perfecto. 

Un libro entretenido para pasar el rato.

7 comentarios:

  1. No conocía el libro, aunque se ve entretenido :)

    Gracias por la reseña!
    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  2. buenisima reseña! me encanto! xd!
    y aunque no habia escuchado del libro, de seguro me lo apunto!

    besotes y te me cuidas!

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía pero no creo que sea mucho de mi tipo aunque habría que ver xD
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. No creo que lo lea. No me llama demasiado... bueno, bueno, no me llama para nada xDDD

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
  5. sólo el título ya me atraería para comprarlo XD

    ResponderEliminar
  6. No lo conocia pero entre el titulo, la portada tan graciosa y la reseña me lo apunto.
    Ademas este género me gusta mucho.

    Besos

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D