Image Map

martes, 28 de enero de 2014

Adictos a la escritura: Escritura sorpresa

¡Hola, hola!
¿Cómo están? Yo super feliz, acabo de entrar a Adictos y me encuentro con que Capicúa, mi relato de diciembre, es el favorito del mes :D
¡TODA la emoción! ¡Muchas gracias a todos los que lo votaron! 



Este mes tocó un ejercicio muy divertido, nos hicieron elegir una imagen y después nos revelaron de qué genero nos tocaba escribir según qué habíamos elegido.

Yo elegí esta:



Y me tocó terror. No sé si quedó terrorífico, pero hay fantasmas.


Blackwood Manor

  Nunca comprendí porque siempre se dijo que Blackwood Manor está embrujada, aquí no tenemos brujas, solo fantasmas.

  En mis tiempos –y estaré muerta, pero sé que los tiempos han cambiado–, ya se rumoreaba que la casa estaba infectada de fantasmas y eso atraía visitantes de todas las puntas del condado, lo que era muy conveniente para los Blackwood, ricos venidos a menos que habían convertido su suntuosa mansión en una posada.

  A mí no me importaba. No me importaba su miseria, no me importaba el desprestigio que la caída del estatus social acarreaba. Harold Blackwood me había entregado su corazón para toda la eternidad, solo eso importaba.

  Entonces nos mataron.

  Los tiempos habrán cambiado, las cosas no mucho. Hace años que un Blackwood no pisa esta casa, pero la fama de sus fantasmas la ha precedido y cientos de personas la visitan cada año con la esperanza de ver alguno. Y nos miran, pero no nos ven.

Odio en lo que la mansión se ha convertido, odio estar condenada a pasar la eternidad en este lugar, odio a los visitantes, odio las mentiras que salen de la boca de los guías y odio saber más que de memoria cada una de ellas. Los guías cambian, las blasfemias no.

  Cada vez que la guía de voz nasal entra a mi cuarto, empieza el mayor tormento. Intento no ver su rostro de pena fingida, intento no oír mientras comienza a narrar mi trágica historia señalando mi vestido de novia. ¡Torturadores preternaturales! ¿No les basta con saber que estoy muerta? ¿Necesitan torturarme de esa forma? Han rescatado de algún sitio ese vestido que jamás llegué a usar y lo han metido en una caja de cristal, junto a mi cama. Un recordatorio constante de todo lo que pudo haber sido y no fue. Hay días en que intento no mirarlo, pero no es tan sencillo. Estoy condenada a pasar la eternidad en este cuarto minúsculo junto a un pedazo de tela que no es más que vidas truncadas y sueños rotos.

  Si tan solo Harold estuviera aquí la eternidad sería más tolerable, pero Harold está en el bosque.

  No sé quién nos asesinó, pero él sí. 

  Entró a mi cuarto la mañana de nuestra boda, vio mi cuerpo y a mi asesino. Yo lo vi a él, lo vi romperse, vi como la luz se esfumaba de sus ojos. Lo vi morir mucho antes de que lo mataran y lo arrastraran entre la espesa niebla de la mañana. ¿Cómo pretenden que descanse en paz sabiendo que Harold está tirado y olvidado en el corazón del bosque? ¡Juramos nuestro amor por toda la eternidad! ¡Cómo esperan que pase la eternidad lejos suyo!

  No sé quién fue, pero sé por qué. Harold Blackwood desposando a una criada habiendo señoritas de la alta sociedad desesperadas por él, sin saber que la gloria de los Blackwood era pasada  y que estaban en la quiebra.

  Harold jamás fue codicioso. Lady Blackwood, sí. Pero ya no puedo soportar el aislamiento y las conjeturas. Necesito encontrar a Harold y la solución parece haberse deslizado dentro de mi cuarto siguiendo el escueto grupo de visitantes.

  Cuando estás muerto, estás acostumbrado a matar las horas mirando a los vivos. No a que los vivos te miren a ti. Así que cuando una mirada oscura se posa en mí, algo parecido a la esperanza me invade el pecho. En los ojos de la chica brilla el reconocimiento al posarse por una fracción de segundos en mi rostro, ya había olvidado la sensación de ser visto. Hacía años, siglos, eones –la vida… la muerte, pasa de forma demasiado vaga para saberlo con certeza–, que nadie me miraba a mí y no a través de mí.

  Pretende no haberme visto, pero sé qué lo hizo. ¡Ella va a ayudarme! ¡Ella encontrará a Harold y limpiará su buen nombre! ¡Ella logrará que pasemos la eternidad juntos, como corresponde!

  –¡Ayúdame! –le digo, evita mi mirada y finge no oírme–. ¡Por favor! ¡Él está en el bosque! ¡Él sabe quién fue! –señalo casi con desesperación la herida de mi cuello que nunca cerró.

  Simula mirar por la ventana, pero sé que está prestando atención a mis palabras.

  –Por favor… –me tiemblan la voz y los labios–. ¡No me engañas! ¡Te he visto viéndome! ¡Solo tú puedes ayudarme! Busca a Harold, Harold Blackwood, está enterrado en el bosque. ¡Todo lo que dicen sobre él son mentiras! –grito intentando sobreponerme a las patrañas que está soltando la guía–. ¡No huyó tras asesinarme! ¡Lo asesinó mi asesino! Por favor, ¡ayúdanos!

  De haber tenido lágrimas, habría roto a llorar en ese preciso instante.

  –Juramos que sería para toda la eternidad –susurro–. Ninguno de los dos descansará jamás si no es juntos.

  Por fin se vuelve hacia mí, parece conmovida.

  –Lo siento –murmura al aire. Me mira de lleno y veo en sus ojos una pena y un vacío tan grandes como mi vida entera. No me sorprende cuando da la vuelta y sale por la puerta para jamás regresar.

  Quisiera poder llorar. Quisiera poder gritar. Quisiera poder romper cosas, empezando por esa condenada caja de cristal. Pero solo me queda esperar en el cuarto que morí, contemplando mis sueños rotos y todo lo que no fue. Esperar otra eternidad, esperar otra oportunidad, esperar no volver a desaprovecharla.

  Esperar dar con alguien con mayor voluntad.

  O esperar que quizá alguien encuentre los restos de Harold en los bosques y le den un digno sepulcro. Esperar que entonces los dos podamos descansar en paz.


Eeeeeeen fin, ustedes ya saben cómo soy. Me dijeron terror, a mí me pintó romance trágico jaja

Gracias a Ghost Hunters, porque esta historia -no exactamente así- se me ocurrió una tarde de invierno mirando ese programa (que amo). Y gracias a mi amado Tarquin Blackwood por dejarme robar su apellido (no es como si se hubiera enterado), fue el primero que me vino a la mente cuando pensé en una mansión repleta de fantasmas y por más que intenté cambiarlo, ninguno sonaba tan bien.

Por ahí hay algunas erratas porque anoche decidí que no me gustaba el relato y lo volví a escribir ^^U así que para variar, es improvisado. ¡Una vez que lo escribo en cuánto nos dan el ejercicio y tengo días y días para corregirlo lo cambio a último momento! xD

¡Gracias a todos de nuevo y muy buen martes! :D

18 comentarios:

  1. Me gusto mucho el relato... sabes como entretenernos .Yo esperaba que la chica la ayudara ...

    ResponderEliminar
  2. Felicidades hermosa!! insisto en que leería un libro tuyo y más también!

    Me gustó mucho el relato, también esperaba que la chica ayudara pero fue un buen giro que no, me gustó, rompe el cliché. Que la ayudara hubiera sido lo tipico, lo obvio. ¡Un aplauso por no caer en la obviedad!

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones!
    Me gustó mucho :D
    Estaría bueno saber si alguien con más voluntad se decidiera a ayudar, quiero secuela!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Cherry, se te agradece una salida diferente :)

    La desesperación y la soledad de tu fantasma se me hace triste, triste.

    Eso no significa que no haya disfrutado!

    Felicidades por tu mención, muy merecida!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho tu relato! Y me ha encantado la parte del guía (cómo se ve desde el punto de vista de ella...)

    Por cierto, yo sigo el programa Ghosts Adventures (Buscadores de Fantasmas). La verdad es que a veces en estos programas salen casos curiosísimos.

    Felicidades por tu relato Capicúa :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Que bonito relato! Me encantó la perspectiva del fantasma cuando es reconocía.

    Debía escribir un libro, lo leería sin duda.
    Besos =)

    ResponderEliminar
  7. Hola Meli! Me ha gustado tu relato! Felicitaciones :D

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches, gusto en conocerte :)

    Amo el romance, así que estoy dispuesta a hacer la vista gorda si no es de terror. Creo que la historia es conmovedora, y está bien escrita.

    Un beso,

    Ellora

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Me encantó la historia. La llevaste muy bien, atrapa y te deja con ganas de más. Los cambios de último momento la verdad que ni se notan que fueron hechos, está muy bien narrado.

    Un gusto leerte!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. T_T ¿Cómo pudo marcharse sin ayudarla? ¡Qué barbaridad!
    Ya no hacen a esos personajes como antes.

    Me encantó en particular la parte en que describe su indignación por como tratan su historia.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno el relato. Enhorabuena por ser la adicta del mes. La descripcion de los lugares es muy buena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso relato, aunque me quedo deseando una continuación con final feliz, y por cierto también adoro ese programa. Felicitaciones :)

    ResponderEliminar
  13. Sin palabras me has dejado, me ha conmovido. ¿Qué sentimiento es mas desesperante, el de el fantasma o la medium, con un don que niega o del que se siente incapaz de responder?. Preciosa historia. Perfectamente podría ser tema para una novela. Enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado, al principio me estaba pareciendo muy divertida la situación en la que se encontraba, pero luego no y me sentí fatal cuando la chica viva no la ayudó. ¡Yo no podría vivir con eso encima! Sí, la verdad es que más que terrorífico fue muy romántico, pero a mí me ha gustado mucho. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Muy bien estructurado tu relato, lleno del ingrediente terrorífico requerido,
    Me gustó, felicidades: Doña Ku

    ResponderEliminar
  16. Me gusta el relato, aunque hubiera preferido que la ayudaran ¡Pobre fantasma! ^^

    ResponderEliminar
  17. Me encanta cómo suena Blackwood Manor... tiene pinta de mansión embrujada.
    Es bien trágica en serio, me deprimió.
    Y no sé por qué me suena tanto el Blackwood porque todavía ni lo conocí a Tarquin.

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D