Image Map

miércoles, 29 de octubre de 2014

12 noches de Halloween: ¡Microrelatos! :D

¡¡Hola, hola!!

Temporal, lluvia torrencial, rayos y truenos que no tienen ganas de parar. El día está perfectos para sumergirnos en las creaciones de los ganadores del concurso microrelatos :D

Las votaciones técnicamente cerraron ayer a la medianoche, pero el temporal me cortó internet (con lo que le cuesta a mi internet cortarse), y no pude hacerlo, así que cerraron hoy al mediodía :)

Sin más preámbulos, les presento a los ganadores:

La imagen elegida

Annaliese siempre fue hermosa. No creo poder hacer justicia a su belleza, pero lo intentare.  Su cabello rojizo, que había heredado de su madre, caía como cascada sobre su espalda; debajo de aquellos ojos ,verdes como el jade, tenía pecas, lo cual resaltaba su belleza. Y su sonrisa... Siento lastima por aquellos que jamas pudieron ver esa sonrisa. 

 La he observado por un tiempo. He visto a sus ojos, aunque ella no mirase los míos y he escuchado su voz, aunque ella no me hablase a mí... Bien, eso no importa ahora. El pasado es pasado y ella está aquí conmigo.  
 ¡Incluso ahora, con el terror dibujado en su rostro, es tan hermosa! 
 Fue la primera vez que realmente me vio, y supo porque estaba allí. Echó a correr escaleras arribas, llamando a su padre, a su madre, a sus hermanas... O lo intentó, al menos. No hubiese necesitado noquearla si simplemente me hubiese seguido, como se lo pedí antes de que echase a correr. 
 En fin, eso no importa ahora. Lo que importa es que estamos juntos, como debimos estarlo siempre. Aunque sus gritos digan lo contrario... -Mariana, De belleza y otras drogas.

*Radix malorum est cupiditas*
–Sólo dilo y seré toda tuya –dijo la pelirroja con voz seductora y mirada lasciva.
–Pues… ¿vamos? –se mostró confundido–. Hay un lugar no muy lejos…
–Te sigo –sonrió pícara.
Después de todo, su lugar preferido quedaba cerca: una enorme casona de piedra, pero no descuidada ni destartalada como lo hubiera sido cualquier edificio abandonado, e ideal para chicas de una noche.
Al pie de la escalera, ella tomó la delantera. Su caminata seductora le hizo notar su vestido beige que realzaba su cabellera rojiza.
Una vez dentro, ella se acomodó en el suelo, provocando que él ardiera en deseos al verla ahí. Apunto de comenzar su tarea, distinguió un búho observándolos. Oscureció repentinamente y la criatura se lanzó a la cara de ella, provocando que ella gritara despavorida. Más búhos entraban y volaban en círculos por encima con sus picos abiertos.
“Aléjate. Aléjate.”
El búho picaba incesantemente al son de los gritos.
“Aléjate. Aléjate.”
Su rostro se volvía de a poco una masa sanguinolenta. Cubriéndose con las manos, huyó de la casona y él fue tras ella.
– ¡Espera! ¡Déjame verte! ¿Cómo estás?
–Radiante –bajó los brazos y vio el rostro sonriente e igual de bello que antes–. ¿Continuamos lo nuestro?
No supo cómo pero se sorprendió copulando con la chica colmilluda. A cada movimiento se sentía cada vez más cansado, sin energía. En un parpadeo, sacó a relucir sus ojos serpentinos y cola. Ella reía desplegando sus alas, ahí comprendió la advertencia del búho: “Aléjate”. Pero no podía evitarlo: había entrado en un sueño profundo del que no despertaría. -Jaime Cabrera, Lluvia de letras

Al principio creyó que era un fantasma. El simple reflejo de un recuerdo suyo. Meras alucinaciones. Hace años que no la veía. Pero era su mirada ambarina, mirando distraídamente mientras subía las escaleras. Era su pelo, igual de rojo, que revoloteaba ligeramente detrás de ella. Era su rostro. Aquel que había perdido tantos años atrás. Cuándo aun era joven y no sabía nada de la vida. Cuando, sin embargo, había atisbado un pedacito de aquello que llaman amor.
Eran vecinos. Siempre lo había sido. Dos niños traviesos buscando aventuras imposibles. Librando batallas imaginarias. Corriendo maratones donde siempre había dos ganadores. Solo eran niños.Solían jugar a orillas del lago. ¡Ah, como le gustaba ese lago! Un gran espejo de agua clara y azul. Con imponentes montañas de fondo y altos árboles a su alrededor.
Antes se la pasaba todo el tiempo allí. Jugando. Con ella.Incluso en invierno. Cuando las temperaturas eran tan bajas que el agua se congelaba. Los árboles perdían hasta la última de sus hojas, y las montañas se cubrían de nieve blanca y gruesa. Entonces también jugaban y reían.Hasta que un día se fue.Ya no hubo entonces más juegos ni risas. No hubo lago en el cual nadar. No hubo altos árboles a los que trepar. No hubo montañas para contar historias de gigantes dormidos. No hubo nada. Salvo silencio.
¿Por qué el destino había insistido en separarlo de ella?
Si tan solo no hubiera caído de ese árbol…
Quizá ahora no sería invisible para ella. - M.L.R
 
Un paso. El olvido. Los ojos cerrados. Una respiración que había dejado de serlo. Los ojos que se abrían. Otro paso. La cadera que se movía en compás. La letanía de las manos, que en algún momento se habían sentido útiles. En su mente la melodía más preciosa jamás compuesta. Nadie estaba allí. Solo su figura, que entendía la oscuridad. Era tan hermosa… Sus pies descalzos y suaves avanzaban lentamente. Sus ojos tristes ilusionados. Lo que mostraban, seguramente haría llorar a alguien. Tocó su vestido, y miró fugazmente la perfección en que la habían convertido. La sangre de sus manos, la sangre que había bañado sus labios, la orquídea que se había dibujado en su pecho. Había dejado de ser ella. Un paso más y la distracción de lo que una vez había sido. De todas formas le gustaba más ser rojo. Ser ahora. ¿Dónde había alguien que la apreciara? Sus pies pisaron escalones, y por fin, había llegado al último. Alguien suspiro, cerca de una ventana. Sonrió cuando vio ojos marrones, inocentes, que se posaban sobre sus propios ojos verdes que pronto perderían el brillo de la ilusión. Inclino su cabeza, su cabello que en algún tiempo había atraído a su cazador, cayendo en cascada hacia el suelo, y se pregunto de qué otra manera podría dar final a la pobre alma humana que aún no comprendía la belleza de estar muerto. Ella lo ilustraría, igual que la habían ilustrado. La muerte a través de cintas para el cuello y unas tijeras decorando.
 M.M.F -Fragil Dreams



Ya que tuvimos un empate, hubo cuatro ganadores en lugar de tres ;)

¡¡¡FELICIDADES A TODOS!!! :D

Y

¡¡¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN!!! 

5 comentarios:

  1. Hola Meli!
    Me voy a pasear a chusmear por la página de fb los demás relatos.
    Me encantó el primero y el tercero. Pero están buenos todos.
    Felicidades a los ganadores.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  2. El temporal acompaño los relatos!!
    Le dije a mi familia que estaba mi relato acá, y ahora se pusieron a poner me gusta. No voy a decir más que, que suerte que tengo de que lean lo más macabro mío xD

    Gracias! Me gustaron mucho todos.

    Nos vemos!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la oportunidad! Me alegré muchísimo al ver mi relato :D !! Muchas felicidades a los demás ganadores! Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ay, me olvide de comentar! Me alegró saber que mi relato gustó <3 Estaba pensando en escribir una versión mas larga y subirla en halloween, pero no pude. Otro día tal vez :)

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D