lunes, 29 de diciembre de 2014

El temor de un hombre sabio

Titulo: El temor de un hombre sabio
Titulo original: The Wise Man's Fear
Autor: Patrick Rothfuss
Genero: Fantasía
Reseña:


Una rivalidad cada vez mayor con un poderoso miembro de la nobleza oblige a Kvothe a dejar la universidad y a buscar fortuna en el extranjero. Sin rumbo, sin dinero y solo, viaja a Vintas, donde no tarda en verse enredado en la política de una sociedad distinguida. Mientras intenta congraciarse con un poderoso noble, Kvothe descure un intento de asesinato, entra en conflicto con un rival arcanista y conduce a un grupo de mercenarios a tierras remotas en un intento de solucionar el misterio de quién, o qué, está abordando a los viajeros del camino del rey.
Entretanto, Kvothe busca respuestas, intenta desvelar la verdad sobre el misterioso Anyr, los Chandrian, y la muerte de sus padres. A lo largo del camino, Kvothe se ve puesto a prueba por los legendarios mercenarios Adem, obligado a reclamar el honor de Edema Ruh, y viaja al reino Fae. Allí conoce a Felurian, una hada a la que ningún hombre puede resistirse y a la que ninguno ha sobrevivido. Bajo su tutela, Kvothe aprende mucho sobre la verdadera magia y la idiosincrasia de las mujeres.
En El Temor de un Hombre Sabio, Kvothe da sus primeros pasos por la senda del héroe y aprende lo dura que puede ser la vida cuando un hombre se convierte en una leyenda en su propia época.



Llevo meses postergando esta reseña por una simple razón: este libro es tan perfecto que no hay forma de que logre hacerle justicia.

Creo que lo único decente que puedo decir sobre él, es aquello que me salió del alma en el mismo instante en el que lo finalicé:



Eso y exactamente eso.

A pesar de que en un par de ocasiones la ansiedad hizo que alguna escena me resultara lenta, las más de mil páginas de este libro me resultaron pocas, me dejó rayando la desesperación por más y sin titubear afirmo que con solo dos libros Rothfuss se convirtió en uno de mis escritores favoritos y mi favorito sin dudarlo en lo que a fantasy refiere. Es casi imposible de explicar, pero hay algo poético y épico en sus letras, es jocoso pero estético, es irreverente y emocionante, es exagerado y tiene un don para crear belleza. Realmente no necesita mucho para eso, con descripciones casi escuetas te pinta todo un mundo lleno de magia y, de nuevo, belleza. Es lo que más me gusta de su estilo, es burlón y relajado pero no por eso deja de ser estético y cuidado. Además, todo tiene un tono de leyenda, el hecho de que esté narrado por Kvothe le da a todo una luz de mito muy interesante.

Debería agregar que este es el libro en el que me enamoré irremediablemente de Kvote. Como explicaba en la reseña de El nombre del viento, si bien lo tenía todo para ganarse mi corazón, había algo en su personalidad, irreverencia y pedantería que hacía que no acabara de cerrarme. Me gustaba, incluso comenzaba a ganarle cariño y estaba firmemente convencida de que su mala suerte genera empatía. Sí, es un idiota, pero tiene tanta mala suerte que quiero que las cosas le vayan bien. Sin embargo, y aunque sigue siendo igual, en este libro me compró sin reservas. Kvothe es Kvothe. Es exagerado y agrandado, un odioso niño prodigio en todos los ámbitos de la vida. Es curioso, pillo, arrogante y atolondrado, porque a pesar de su inteligencia sin par no deja de actuar sin pensar. Es el héroe y el antihéroe a la vez. Y exactamente es por ese puñado de defectos que uno lo llega a querer tanto, todo eso lo hace único y uno aprende a aceptarlo y disfrutarlo como es. Además tiene ese feérico no sé qué tan atractivo.

"—¿Qué vas a hacer con cinco días, salvo ponerte nervioso y jugar con los pulgares?
—Lo mismo que todos —dije—. Prepararme para el examen de admisión.
—¿Cómo? Todavía tienes prohibido entrar en el Archivo, ¿no?
—Existen otras formas de preparación —dije con aire misterioso. Wilem soltó una risa burlona.
—Eso no suena nada sospechoso —dijo—. ¡Y luego te preguntas por qué la gente habla de ti!
—No me pregunto por qué hablan —dije—. Me pregunto qué dicen."

La historia me dejó fascinada y asustada en partes iguales. Ciertamente, no descarto un final espantoso e hiper trágico, uno de esos que nos dejan a todos los fans furiosos, muertos por dentro y odiando al autor con todas las fuerzas de nuestras almas. Por un lado, el Kvothe que narra la historia ya no es él, es Kote y ese cambio de nombre, en una historia en la que los nombres encierra la esencia de todo, no puede ser buen presagio. Por otro lado tenemos el pesimismo de Bast cuando Kvothe narra su encuentro con el Cthaeh, en esa escena directamente lo tira a matar, no hay forma de que puedas imaginar un final feliz en el horizonte con la escenita que se manda el fata. Por último, creo que hay presagios, Kote constantemente tira la premisa de lo feas que van a ponerse las cosas, sin ir más lejos cuando acaba la narración del segundo día avisa de los tiempos oscuros que nos esperan en el tercer tomo.

"—Eso es un poco tétrico, Reshi —dijo Bast con ligero reproche.
 —La vida es un poco tétrica, Bast —replicó Kvothe sombríamente—. Será mejor que te vayas acostumbrando."

Creo a Rothfuss capaz de cualquier cosa, ya ha demostrado que hace de sus libros y su historia lo que quiere, que no le interesa seguir los deseos de los lectores, mucho menos las reglas básicas de cómo debe discurrir una historia (esto lo deja bien claro en la grandiosa nota final de La música del silencio, el spin-off recientemente publicado que nos sumerge un poco en la curiosa vida de Auri).

Por eso no estoy tranquila, porque lo creo cien por ciento capaz de salirse con un martes trece.

Pero no puedo quejarme, porque por esa actitud impredecible de “hago lo que se me da la gana” me gusta y lo respeto tanto.

Aparecen muchos personajes, muchos nuevos y todos muy interesantes. En especial Tempi.

No voy a explayarme demasiado sobre él, pero me resultó un personaje súper tierno, gracioso y, por sobre todo, interesante. Probablemente la incursión de Kvothe en el Ketan fue una de las partes que más disfruté del libro. Dios, pienso en la escena del árbol con las hojas de cuchillos y todavía siento nervios en el fondo del estómago. Increíble.

"Era un tema de Illien, «Tintatatornin». Dudo que lo hayáis oído. Comparado con las otras obras de Illien, es una rareza. En primer lugar, no tiene letra. En segundo lugar, pese a ser una canción de amor, no es tan pegadiza ni tan enternecedora como muchas de sus melodías más conocidas. Pero sobre todo, es condenadamente difícil de tocar. Mi padre la llamaba «la canción más bonita jamás escrita para quince dedos». Me hacía tocarla cuando me veía demasiado orgulloso de mí mismo y consideraba que necesitaba una dosis de humildad. Baste decir que la practicaba con bastante regularidad, a veces más de una vez al día."

Pero como adelanté, algunas partes se me hicieron lentas. Puntualmente dos y voy a hablar de ellas porque es algo muy breve.

Primero, estaba harta de La Universidad, no veía la hora de que hubiera un cambio de aires porque comenzaba a aburrirme. Sin embargo, una vez que Kvothe la abandonó, no hice más que añorarla y cuando por fin regresó fue como volver a casa. Así que fue realmente como el hogar, uno siente tedio de pasar mucho tiempo en el mismo sitio, pero no ve la hora de volver a él cuando se cansa de la emoción pasajera de nuevas aventuras.

La segunda parte que me causó tedio fue todo lo que pasa en el mundo de los fatas, pero fue una cuestión nerviosa. Tenía tanto miedo que Felurian no lo dejara ir, que cuando pudiera volver hubieran pasado cientos de años, y demás cosas similares que hemos oído en diferentes historias cada vez que alguien visita el mundo de las hadas; que no lograba disfrutarlo del todo. Si bien está muy bien construido la ansiedad era demasiado grande y me volvía loca que ellos no hicieran otra cosa que revolcarse mientras probablemente en el mundo de los mortales el tiempo pasara y pasara. Loca me volvía. LOCA.

Además trae incomodas consecuencias como Kvothe convirtiéndose en un dios del sexo (porque obviamente, el niño prodigio, también es bueno en eso. Imagínense, el único mortal que no solo no murió al acostarse con Felurian, sino que encima lo deja marchar). Rothfuss hace uso y abuso de esa exageración característica suya en lo que a este tema respecta.

Suspiré de alivio cuándo por fin volvió a la realidad, pero confieso que me incomoda e intranquiliza la promesa que le hace a la fata sexópata. Siento que va a ser una complicación y/o el desencadenante de ese final nefasto que presiento.

"—Entiendo que tenga dudas, maestro Elodin —declaré—. A veces no pienso las cosas detenidamente.
—Eso es evidente.
—Y reconozco que ha habido ocasiones en que mis actos han sido… —Hice una pausa tratando de pensar algo más humilde que «poco meditados».
—¿De una estupidez incomprensible para cualquier mortal? —sugirió Elodin."

A pesar de la obviedad, disfruté mucho también del tiempo que Kvothe pasa con el maer. Como ya dije, era muy obvio quién lo estaba traicionando, pero me gustó su estancia por allí. Eso sí, me parece asqueroso lo que le hace, así que también me parece perfecto lo que hace Kvothe.

Por último, hablemos de Bast. ¿Qué onda con Bast? Yo creo que todo lo que hace es para que el Kvothe que ama y admira vuelva a ser el Kvothe que ama y admira, sino no lo entiendo. Es un personaje que, a pesar que en el fondo me genera cierta desconfianza, incluso repelús, por ser un fata, me gusta mucho, pero la lealtad de la que lo creía capaz en el primer libro se tambaleó un poco en este y me da mucha curiosidad por saber los por cómo y los por qué de sus acciones.

Sé que existe una historia corta sobre este personaje, The Lightning Tree, que fue escrita para una antología de George R.R. Martins que obviamente me gustaría leer, y espero conseguir pronto, pero dudo que tire algo de luz sobre el misterio que Bast supone.

"—Necesito que me lo prometa —dije al abrir de nuevo los ojos—. Y si no, seguramente cometeré la mayor estupidez que pueda imaginar cualquier mortal. —Tragué saliva—. Y los dos acabaremos mal.—Qué amenaza tan inusualmente sincera —dijo Elodin mirándome—. Por lo general son mucho más siniestras y crujulentas.—¿Crujulentas? —pregunté—. Querrá decir truculentas.—Ambas cosas —me contestó—. Normalmente van acompañadas de frases como «te romperé las rodillas» o «te partiré el cuello». —Se encogió de hombros—. Eso me hace pensar en huesos crujiendo."


Estoy dejando demasiadas cosas afuera, este libro abarca tantos hechos cumbres en la vida de Kvothe, tantas cosas importantes que, si Rothfuss fuera otro, de este libro hubiera hecho diez y podría haber lucrado con Kvothe por cincuenta años más. Por suerte no lo es, y reitero mis respetos hacia él por eso.

A pesar de que algunas escenas me mataron de los nervios, la impotencia o la ansiedad, es un libro que disfruté de principio a fin. Una historia a la que para mí le faltaron por lo menos tres o cuatro mil páginas más. Amo el universo que creó Rothfuss, su sentido del humor, su imaginación y su prolijidad. Y amo también a Kvothe, así que no veo la hora de tener el tercer libro en mis manos y ser efímeramente feliz para luego morir de depresión, sabiendo que después de ese ya no habrá nada más.


«Hay tres cosas que todo hombre sabio teme: 
el mar durante la tormenta, 
una noche sin luna 
y la ira de un hombre afable.»

9 comentarios :

  1. ¡Tengo que leer esa saga D:!
    No sé porque estoy tardando tanto en ello, la verdad.
    El primero estaba en mi lista de libros para navidad, pero mi mamá se puso en plan "No libros para navidad" (Dice que necesitábamos ropa, fue todo muy triste, mi papá no logró convencerla) así que tendré que esperar hasta tener mis ahorros o que llegue otra fecha de regalos (y esperar que en esa le hagan caso a la wishlist(?) jaja
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Meli!
    Nada más terminar de leer tu reseña me he sentido identificada, a mi me ha pasado exactamente lo mismo. Después de leer este libro no voy a poder encontrar otro que este a la altura. Es una saga de 10 y estoy loca porque salga su tercera parte. Espero que no nos hagan esperar mucho más por que nos dará un ataque al corazón.

    Al igual que a tí, hace ya un tiempo que terminé el temor de un hombre sabio y no he podido reseñarlo (al igual que no puedo reseñar cualquier cosa escrita por GRRMARTIN) porque su enormidad me desborda. Son tan grandes y tienen sus particularidades que no puedo decir nada de ellos, solo que los adoro y que son unos escritores enormes.

    Genial tu reseña me ha hecho recordar al libro *_*

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo ya dije todo lo que tenia que decir en la novela. Me gusta Rothfuss, me gusta Bast MUCHO, y kvothe tiene momentos donde lo quiero y otros donde quiero su cabeza en una pica. El asunto es que este libro me decepciono porque esperaba que contara mas secretos de los que conto y eso me jode bastante xD Por eso, que no contó tanto como quisiera.

    ResponderEliminar
  4. Hola Meli!
    Voy a confesarte que no quería leer esta reseña porque tengo experiencia leyendo spoilers por acá. Pero la leí igual y al último cuando empezaste a hablar de Bast lo pasé de largo por las dudas. He visto que es uno de los personajes favoritos de varios.
    Y me das miedo... sobre todo con la mini opinión de GoodReads.
    Hace como dos años que quiero leer esta historia, pero todos hablan tan pero tan bien de la historia que empecé a tenerlo idea sin saber muy bien por qué.
    Sé que algún día la voy a leer (mi mejor amigo tiene los libros así que se los tengo que pedir) pero voy a patearla un poco más.
    En cuanto a que Rothfuss hace lo que quiere de su historia me hace acordar al señor Martin y por eso debe ser que son amigos.

    Que andes bien.
    P/D: Me alegro que te sirviera el tip del teclado y me reí con tu indecisión con el reto. Gracias por apuntarte!

    ResponderEliminar
  5. Hace justamente un año que leí el libro. Lo amé tanto que estuve varios dias antes de poder empezar a leer otro libro. Extraño a Kvothe. Es un libro que marcó un antes y un despues en mis lecturas. Como vos estoy deseosa de leer el tercer libro pero con miedo del final. Tu reseña hizo que me diera ganas de volver a leerlo. Pensar que los tuve meses en mi biblioteca y no los leía porque me intimidaba su tamaño! Fue divertido llevarlo conmigo en el colectivo todos los dias de camino al trabajo, aunque me quedaron los brazos a la miseria! Rothfuss, me saco el sombrero. Algún día quiero ser como el. XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasó igual! Extraño a Kvothe y estuve fácil un mes sin tocar un libro luego de terminar este, no quería, todo lo que empezaba me parecía malísimo.

      Yo también quiero ser cómo él! (menos por la barba jaja)

      Eliminar
  6. NECESITO EL TERCERO! Punto, carajo, dije. Ya, lo necesito. Como el aire que respiro u.u

    ResponderEliminar
  7. Leí el primero, y he visto malas opiniones del segundo sobre que se hacía muy denso, aunque con tu reseña, ahora tengo muchas más ganas de leerlo. El primero me pareció increíble, emocionante y muy artístico. La ultima parte, debo admitirlo, se me hizo bastante densa con lo que respecta a Denna y él en la cabaña y en su búsqueda, cuando se va de la universidad. Yo amo La Universidad y no quiero que se vaya por nada. Y si ocurre, espero que lo que pase sea tan buena que no me sienta mal.
    Con lo de leer algo tan bueno que lo demás no está a la altura me pasó con la saga de Harry Potter, cómo la brillante mente de Rowling lo tenía todo tan planeado, y todas las piezas encajaban.
    Por lo que parece, la trama de El nombre del viento no es muy compleja pero sé que el segundo está lleno de cosas buenas y espero que se ponga mejor ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí trambién me dijeron cosas malas del segundo, completamente infundadas en mi opinión. Pero me lo tomé con pinzas e hice bien :)
      Son libros que uno no sabe si van a gustarle o no hasta leerlos.

      Como digo en la reseña, a mí una arte sí se me hizo densa, pero es un libro largo en el que pasan muchas cosas. proporcionalmente me parece que está bien jaja

      Ojala lo leas y te guste mucho, es un genio este Rothfuss

      Eliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D