Image Map

jueves, 16 de abril de 2015

Y por eso lo abandoné: La espada en la piedra

Bienvenidos a una nueva entrega de mi sección menos favorita del blog: Y por eso lo abandoné, en donde expongo las causas que me llevaron a hacer un libro a un lado para siempre.

Quiero que hoy sea recordado como el día que una historia infanto-juvenil pudo conmigo, pero simplemente me aburría como ostra (¿a qué se debe este dicho? Tal vez las ostras se divierten entre ellas o por sí mismas. Basta de discriminar los gustos y pasatiempos de los moluscos).

Cuando me enteré que La espada en la piedra, una de mis películas favoritas de chica, estaba basada en un libro, claro está que me puse en campaña para conseguirlo. Cuando este verano mi frasco de lecturas escupió su nombre, me alegré y esa alegría me acompañó durante las primeras páginas, pero no más allá.

El autor tiene un estilo cuidado y jocoso, y un buen sentido del humor que cada tanto hace su aparición, es bastante sarcástico y eso siempre me agrada. Sin embargo... me resultó mega pesado. Le encantan, le fascinan, adora con toda su alma y corazón las descripciones, sobre todo las innecesarias que no aportan gran cosa a la historia en general y no hacen más que entorpecerte la lectura.

No puedo decir que me desagradara por completo, es bastante gráfico e imaginativo, por momentos llegué a disfrutarlo, pero llegada la mitad a duras penas lograba mantener mis ojos abiertos, mucho menos concentrarme.

Odié, simplemente odié, su capacidad para irse de tema y que cada vez que lo hacía fuera para describir cosas que no me interesan en lo más mínimo. Por ejemplo, tenemos páginas y páginas explicando cómo eran las justas de caballeros, todo explicado minuciosamente y hasta el más pequeño detalle, completamente aburrido y nada dinámico. Más tarde narra una justa, que si bien al final me robó una carcajada, le llevó también una docena de páginas innecesariamente y me daban ganas de saltarme párrafos enteros.

Demasiado denso.

Uno quiere acción, no las reglas explicadas paso a paso de cómo se lleva a cabo esa acción.

De la misma forma describe los trabajos de la granja, rangos militares, etc, etc. Realmente muy denso el señor. Me decepcionó, creí que iba a encantarme, sobre todo por su sentido del humor. Pero por cada cosa que te causa gracia hay decenas de páginas en las que te aburrís.

En fin, ya lo dije, lo abandoné porque no avanzaba y no avanzaba, leía y leía y no se me terminaban jamás los capítulos. Lo peor: no me interesaba lo que lo leí. Me resultó aburrido y pesado.

Imagínense lo aburrido que me pareció, que lo abandoné en el momento exacto en el que Verruga y su hermano se encuentran con Robin Hood y se unen a él para pelear contra Morgana. Suena mega épico, ¿no? Con el estilo de White, seguro es más minucioso y aburrido que épico.

Supongo que cuando Arturo sacara la espada de la piedra y se convirtiera en rey, nos daría una lección de veintidós páginas, repleta de detalles, leyes, artículos y memorandos de cómo funciona la monarquía. Mínimo.

No dudo que la historia en general valga la pena, pero los detalles, ¡por Merlín, los detalles! No se puede con un libro así.

3 comentarios:

  1. Jajaj el level de indignacion is too damn high.

    Me ha pasado. Pero soy disperso, no cuenta.

    Estaría que lo hagas con blogs... lo seguía hasta que...
    Bah no, sería durisimo!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo completamente. Creo que yo llegué a menos, es que, como dices, había tantos detalles que mi imaginación estaba sobre explotada (no sé si eso sea posible but...). En fin, tú entiendes.

    Por cierto, lindo blog, yo soy nueva y creo que es la primera vez que paso por aquí así que ten sabido que te has ganado una seguidora. Mi blog es: http://libroantesquepelicula.blogspot.com.ar/ si quieres puedes pasar, tu comentario sería sumamente bienvenido.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como diseñador de imagen y sonido debo decirte que me siento un poco tocado por el nombre de tu blog (?)

      Libros+peliculas y todos felices che :)

      Eliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D