lunes, 29 de junio de 2015

Mi amigo el demonio

Titulo: Mi amigo el demonios
Titulo original: The Boy Who Could See Demons
Autor: Carolyn Jess-Cooke
Genero: drama
Reseña:

Alex tiene diez años, vive en Belfast con su madre, juega con su perro, inventa chistes y le encantan las tostadas con cebolla. También tiene un único amigo, del que es incapaz de separarse, incluso a su pesar: Ruen, un demonio de 9.000 años de edad, que toma diversas formas y en el que Alex se refugia cada vez que su madre afronta uno de sus frecuentes ataques de llanto. Su psiquiatra Anya empieza a dudar de que Ruen sea sólo una criatura imaginaria...


En un principio este libro me gustó mucho, deja algunos cabos sueltos pero en general me dejó contenta, disfruté en todo momento de la lectura y me provocó todo tipo de emociones. Sin embargo, luego de finalizarlo y digerirlo (es una lectura que hay que digerir, sin dudas) descubrí algo que lo cambió todo, principalmente mi perspectiva ante la historia.

Por eso esta reseña se va a dividir en el antes y el después de mi descubrimiento.

The Boy Who Could See Demons, fue ver ese título y esta portada:


Y pensar, decir, gritar QUIERO.

Como la sinopsis era un tanto escueta, me dio una impresión equivocada del libro. Esperaba una historia paranormal, muy juvenil, incluso con tintes de middle grade si se quiere. De eso NADA DE NADA. No solo es un libro para adultos, sino que estamos ante un SEÑOR drama.

Si bien las primeras páginas prometían una lectura banal, muy pronto nos sumergimos en el drama. La primera pista es la ubicación, Irlanda del Norte, ese pequeño rincón del mundo cuya historia violenta hace que nadie nunca sea feliz. (Al menos literariamente, los conflictos en Irlanda del Norte no son para chistes, pero si estás leyendo un drama y está ambientado allí, sabes que estás es un viaje de ida hacia la depresión. Aún más, si estas leyendo un libro ambientado en Irlanda del Norte, seguramente sea un drama aunque no supieras que iba a ser un drama, como en este caso). Por otro lado, la etiqueta de dramón se instala por completo en cuanto conocemos un poco del contexto familiar de Alex y el de Anya, su psiquiatra.

Alex comenzó a ver demonios el día que su padre se fue para siempre. Descubrimos que es hijo de una madre adolescente con varios intentos de suicidio en su haber y un pasado bastante oscuro. A pesar de ser Alex un niño sumamente inteligente y maduro para su edad, es introvertido y sufre de algunos ataques violentos. Su mejor y único amigo es Ruen, cuyo nombre se pronuncia como Ruin -ruina, en inglés- y es un demonio que está estudiando al niño ya que no es normal que pueda verlo. Aún más, no es normal que Alex no se someta a su voluntad, lo ignore cuando lo incita a hacer cosas malas; ya que, por supuesto, el fin de todo demonio es conducir a los humanos hacia el abismo. Este concepto me recordó mucho a Cartas del diablo a su sobrino de C.S. Lewis y eso me agradó. Más tarde, en las notas finales, la autora confirmó mis sospechas: la historia nació a raíz de aquel libro, cuyos derechos ansiaba conseguir para adaptar al cine y no lo logró (no me imagino una película de ese libro, dicho sea de paso).

Alex es un pequeño extraño que no te deja indiferente, su madurez te enternece y te habla de una rotura emocional, de que tuvo que asumir un papel que no le correspondía siendo casi un bebé: el de padre de su madre. Su experiencia con sus demonios nos tiene constantemente en vilo y nos hace dudar si estamos ante una historia sobrenatural después de todo o si solo se trata de delirios, de un problema mental o emocional del niño.

Por un lado, Ruen, que a veces es un anciano, otras un monstruo y otras... Alex mismo, parece demasiado real, sabe cosas que es imposible que Alex sepa y hace cosas que es imposible que Alex haga. Pero por otro, el demonio tiene todas las características de los demonios (esta vez los metaforicos) que atormentan a alguien en la precaria situación emocional del chico. Yendo más lejos, toma la forma de aquellas cosas que lo preocupan o atormentan.

Si Ruen es real o no, si Alex es esquizofrénico o no, es sin dudas el hilo conductor de la historia... y aquel que más cabos sueltos deja para mi gusto. Una vez más, voy a explayarme sobre esto al final, ya que "el descubrimiento" cierra perfectamente todos estos cabos.

Anya es una suerte de segunda protagonista y quien lleva la narración junto a Alex (por lo general, pero no de forma exclusiva, narran un capítulo cada uno). Esta psiquiatra infantil, es hija de una mujer esquizofrénica y madre de una adolescente esquizofrénica que acabó con su propia vida, evento sobre el que giran todos los dramas, pesares y decisiones de Anya. La enfermedad se saltó una generación,  Anya vive para estudiarla y su objetivo en la vida parece haberse vuelto salvar a tantas personas como pueda de ella. Está segura que Alex es otra victima.

A pesar del salto generacional, Anya muestra debilidad emocional y mental en más de una ocasión, incluso narra sucesos inexplicables y un ataque... que podemos atribuírselo al demonio de Alex, inoportunamente enamorado de la doctora, o... a algo más. Estos episodios nos hacen plantearnos también la salud de la doctora.

El libro tiene demasiados elementos que me encantaron y me hicieron ser incapaz de soltarlo, me metí por completo en la historia desde el comienzo (y eso que no me cayó bien descubrir que era un flor de drama). Por un lado es una lectura ligera y llevadera, eso siempre se agradece, pero en absoluto superficial. Al contrario, es una historia profunda y con una GRAN carga psicológica. Por otro, a pesar de ser un gran drama no es nada lácrimogeno, sí, emociona de vez en cuando, horroriza otras y da tristeza, pero no es un libro con golpes bajos. Eso me encanta.

Por último, es un libro que te lo hace cuestionar todo. Un reflejo de lo frágil que la mente humana es realmente. Vivimos en un abismo, y cualquier estimulo o suceso es capaz de empujarnos al vacío. Amé profundamente la incertidumbre, no saber qué era real y qué no. No ser capaz de dilucidar si eran sucesos paranormales o psicológicos. Me parece increíble. LA AUTORA NOS PONE EN LA PIEL DEL ENFERMO. NO SOMOS CAPACES DE SEPARAR QUÉ ES REAL, QUÉ NO. Realmente aplaudo el trabajo de esta mujer, es esplendido, fuerte, pero brillante.

Eso fue lo que más amé de este libro, y sí, es lo mismo que deja cabos... pero me quedo mil veces con esos cabos sin atar que con el final alternativo que descubrí después. No porque sea malo, sino porque no estaba emocionalmente preparada para eso.

Sí, llegó el momento.

Una vez terminado el libro, conmovida y asumiendo lo que acababa de leer, me puse a leer reviews en goodreads. Entonces... no había forma de que esas personas estuvieran hablando del mismo libro que yo leí, porque yo no había interpretado ni de casualidad las cosas como muchas de esas personas. Hablaban de sucesos que yo nunca leí, de declaraciones que no presencié. Incluso, porque a la gente le encanta agredir, muchos reviews afirmaban que si no habías entendido X cosa, entonces te hicieras tratar porque el que tenía problemas mentales eras vos. (De muy mal gusto, dada la temática del libro y la experiencia increíble que supone leerlo). Yo ya estaba completamente dispuesta a asumir que, si no tenía problemas mentales como decían esos reviews, al menos sí tenía problemas de lecto-comprensión, PORQUE NADA DE LO QUE ELLOS DECÍAN YO LO HABÍA ENTENDIDO/LEÍDO/ETC.

Entonces, con un tremendo dolor de cabeza, mareada y hasta decepcionada conmigo misma por haber disfrutado tanto de un libro que evidentemente no había entendido descubrí un dato curioso: existe otra versión del mismo libro. De hecho, el original es el que yo leí, la versión de UK (la misma que tradujeron al español), pero la versión de Estados Unidos es distinta. Más explicita, más detallada.

ESTA VERSIÓN CAMBIA POR COMPLETO LA HISTORIA. Y ES HORRIBLE. Sumamente interesante, pero muy , MUY triste y desesperante.

Atención, todo lo que viene a continuación son spoilers de ambas versiones.


Lo que no me cerró jamás de la versión que yo leí, fue que Ruen sabía demasiadas cosas de Anya (sobre su hija muerta más que nada, incluso le escribe una canción... que la chica había inventado antes de morir), todo esto, te llevaba a pensar que Ruen era real, ¿por qué cómo podía Alex saber cosas tan intimas? ¿Cómo podía escribir música si no tenía ni idea? Sin embargo, al final todo se decanta porque no era más que la esquizofrenia del nene. Y eso dejaba unos pozos espantosos, ¿si Alex se lo estaba inventando cómo sabía todas esas cosas que era imposible que supiera?

El final alternativo lo resuelve todo, cierra las cabos: Alex sabe todo eso sobre Anya, porque Alex no existe. Anya es esquizofrénica y refleja en un viejo paciente sus problemas. Los demonios de Alex son los demonios de Anya. Alex existe, pero no es el niño que conocemos durante la historia, sino alguien que la psiquiatra atendió con antelación. 

Si bien en los momentos de dudas uno baraja la posibilidad de que Alex no sea más que un delirio de la psiquiatra, su historia es demasiado real y conmovedora. Su lucha contra los demonios demasiado fuerte, te llega al alma, te emociona cuando rompe el lazo y por fin se sobrepone a ellos. 

Es por eso que no me gusta tanto este final alternativo. Porque la historia de Alex tiene peso, es vívida y sentida. Sentís que perdés algo al enterarte que nunca fue real.

Sin embargo, este final tiene mucho más sentido y respuestas que el original. También me parece brillante, un giro de tuerca increíble y sorpresivo.

Conociendo ambos finales, es imposible no rechazar este, sin embargo creo que es el perfecto e ideal.

FIN  DE LOS SPOILERS




En resumidas cuentas, un libro increíble.

En lo personal, prefiero la versión que yo leí, pero no deja de parecerme esplendida y fascinante -incluso más que el final al que me aferro- la versión estadounidense.

La historia es llevadera, tiene un gran contexto, juega con tus emociones y tu cabeza. Es una experiencia importante.

También incluye notas muy interesantes de la autora que son un gran complemento. Por ejemplo, explica que la canción que Ruen le escribe a Anya, que es la misma cuya partitura encontramos al comienzo del libro, la despertó una noche sonando muy fuerte y le llevó un tiempo darse cuenta de que aquella música venía de su propia cabeza, que no la estaba oyendo sino... sintiendo. Después transcribió eso como pudo y la usó en la historia. Me da piel de gallina, porque es muy impresionante. Tanto que ella le atribuyó aquella canción a la creatividad de un demonio. ¿No les da ganas de leer el libro solo por esa anécdota? Porque a mí sí.

Se los recomiendo profundamente. Lean la versión que lean es una gran experiencia, creo que ambas valen 100% la pena.

Estoy que rayó la obsesión, me parece increíble el trabajo de esta mujer. A nivel psicológico, nunca leí nada igual.

14 comentarios :

  1. Me encantó la reseña, busqué el precio en Cúspide *345 pesos*
    Lo agregue a la lista de los que quiero leer pero no tengo el dinero para comprarlos :(

    ResponderEliminar
  2. Wow, la verdad es que me llama MUCHO la atención.
    Qué editorial lo tiene acá, Meli?
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola Meli!
    Wow ya con el título del libro me llamó. Y al empezar la reseña pensé que era una onda Las puertas del infierno.
    Lo quiero leer por todo el tema psicológico, porque son todo un reto para mí. La mayoría de las veces que leo o veo cosas con tintes super psicológicos no las entiendo, pero soy masoquista así que me siguen llamando a ver si en algún momento logro desentrañar algo. Ya voy a ver qué versión encuentro aunque de curiosa me leería las dos.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  4. Por Dios!! Qué flor de reseña!!! Me encantó, no conocía el libro pero me dieron muchísimas ganas de leerlo!!!!! Amo los thrillers así que este tengo que leerlo seguro. Me encantó eso de la incertidumbre y lo de la edición estadounidense más detallada, quiero leer los dos! jajja Y esa anécdota de la autora, genial! Muy impresionante, definitivamente tengo que leerlo!!! Besos! :)

    ResponderEliminar
  5. Me gustan mucho este tipo de libros, te tienen ahí al borde de la incertidumbre constantemente, y no sabes qué creer. Me encantan cuando los libros te hacen eso. La verdad que no lo conocía, pero ya me pongo a buscarlo. Me gustaría leer la versión de UK, sabes donde se puede conseguir acá?
    Besos Meli (:

    ResponderEliminar
  6. Me dan unas ganas terribles estos libros que tratan de demonios y niños!! A ver cuando me hago con él. Besos!

    ResponderEliminar
  7. Chicas, acá en Argentina lo trajo Océano con la portada que puse en la reseña, si no me equivoco es tapa dura *u*

    ResponderEliminar
  8. Pd. La versión de acá sería la original, la de UK :)

    ResponderEliminar
  9. Meli descubrí tu blog de casualidad y la verdad que me encantó!! Así que pienso quedarme por aquí, noto que no te faltan pero conmigo tienes un nuevo seguidor jajaja!!
    Te mando un beso grande y si quieres eres bienvenida a pasarte por mi rinconcito!!
    Por cierto genial la reseña, nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. El título del libro me desconcierta, pero si te ha gustado tanto, lo tendré en cuenta. Nos leemos :)

    ResponderEliminar
  11. Hola! Muchas gracias por la reseña! Me llamó demasiado... Espero leerlo en algún momento y de que me guste tanto como a ti... Me encantan esta clase de libros... Muchas gracias nuevamente y saludos!

    ResponderEliminar
  12. Después de siglos sin darme un tiempo para visitar a mis blogs prefe, paso por acá y me encuentro con esta reseña que me dice tenés-que-leer-ya-este-libro :O Qué increíble, definitivamente pasa a la wish-list.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  13. Es una gran reseña y concuerdo contigo. Solo quiero saber en donde encuentro el final alternativo

    ResponderEliminar
  14. Que gran reseña, concuerdo contigo. Solo quiero saber donde puedo encontrar el final alternativo

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D