jueves, 27 de febrero de 2014

El hijo de Neptuno

Titulo: El hijo de Neptuno
Titulo original: The Son of Neptune
Autor: Rick Riordan
Genero: Fantasía
Reseña:
¿A qué juegan los dioses del Olimpo? Gea, la madre Tierra, está despertando a un ejército de monstruos para acabar con la humanidad... y ellos se entretienen mareando a los semidioses, los únicos que pueden derrotar sus perversos planes.
Ahora han mandado a Percy al campamento Júpiter casi sin recuerdos y con la inquietante sensación de que él, el griego, es el enemigo. Por suerte, contará con el apoyo de Hazel, una chica nacida hace más de ochenta años, y de Frank, un muchacho que todavía no sabe muy bien cuáles son sus poderes (ni si los tiene).
Juntos deberán emprender una peligrosa expedición para liberar a Tánatos, el dios de la Muerte, de las garras de un gigante...

Lo dije tantas veces que ya deben estar cansados de escucharme: tengo una relación rara con Riordan.

No me disgusta su estilo, pero no me termina de cerrar y me cuesta horrores engancharme a sus historias. Siento que a veces se esfuerza un poquito mucho, diciéndolo en criollo porque de otra forma no me sale, siento que quiere hacerse el copado y a veces se pasa.

Pero me gusta su sentido del humor y aunque me lleva más de medio libro engancharme, siempre lo hago porque tienen todo lo que me gusta: primero, mitos, segundo personajes con buenas historias (aunque me resultan mucho, MUCHÍSIMO más interesantes los secundarios que los protas), tercero y cuarto, mucha acción y sentido del humor.

Sin embargo, aunque lo tienen todo, no me terminan de cerrar. Esa es nuestra super rara relación.

El hijo de Neptuno está narrado desde el punto de vista de Percy, y dos personajes del Campamento de Jupiter, Hazel y Frank, que como dije antes, tienen tremendas historias super interesantes.

El principio del libro se me hizo más bien lento, y no fue hasta pasada la mitad que agarré el ritmo y la cosa se puso buena, pero eso ya lo mencioné al principio.

En cuanto al sentido del humor hiper ácido de Rick, es el tipo de humor que más me gusta, pero creo que a veces puede jugarle en contra si se excede. Por ejemplo, en este caso, un chiste en el medio de una batalla hizo que la atmósfera se derrumbara. Venía generando muy bien la tensión y el nerviosismo, incluso había capturado mi interés, cosa que no es fácil a la hora de narrar luchas, entonces mete chiste bobo. Hola distracción, chau atmósfera. Esas son las cosas que me hacen ruido en su estilo. Hay que saber medirse.

En fin, muchas aventuras, mucha acción y mucho sentido del humor. A pesar de mi relación amor/odio (no sé si puedo decirle así, pero da igual) probablemente siga con la saga.

2 comentarios :

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D