Image Map

jueves, 27 de marzo de 2014

La ciudad de la luna eterna

Titulo original: La ciudad de la luna eterna
Autor: Esther Sanz
Genero: fantasía, drama, romance
Reseña:

Cuando el destino cierra una puerta, el corazón abre otra…
Ahora que por fin han desaparecido las amenazas que ponían en peligro el secreto del bosque, Clara ha regresado a Colmenar y trata de acostumbrarse a la tranquilidad de la vida rural, mientras planea trasladarse a la aldea de los inmortales con Bosco. Hace cuatro meses que no se ven, y a Clara la espera se le está haciendo eterna… Pero cuando finalmente llega el momento que tanto ha anhelado, las cosas no suceden precisamente como ella había imaginado. Un descubrimiento inesperado abre un abismo que la separa irremediablemente de Bosco y pone fin a la relación de forma precipitada…
Muy pronto, en un intento de poner tierra de por medio cuanto antes, Clara decidirá viajar a la ciudad del Renacimiento, Florencia, desde donde le han llegado noticias algo extrañas de Robin…

Honestamente, en los primeros capítulos se plantean tantos conflictos que no parecen hacer a la trama, Clara se vuelve tan cliché tonto y pasan tantas cosas que no tienen mucho sentido, que abandoné el libro por un tiempo nada más empezarlo. No tenía paciencia para enfrentarme a todo lo que prometía. Por suerte, estaba absolutamente equivocada.

La ciudad de la luna eterna no solo está escrito con la misma belleza que los anteriores, sino que cierra esta historia de una manera inesperada y sorprendente.

Ya lo dije, al principio no me gustaba lo que leía, me parecían vueltas innecesarias que afectaban poco y nada a la trama principal. Entonces le di una nueva oportunidad y me amanecí leyéndolo porque no podía soltarlo.

Hubo cosas que no me gustaron, por ejemplo la velocidad pasmosa con la que Bosco sale de escena nada más empezar el libro, fue demasiado precipitado aunque la autora tuvo el buen tino de darnos una explicación coherente sobre lo que aconteció esa noche más avanzada la historia.

Clara no termina de gustarme, su actitud gradualmente pasó a ser la de una Mary Sue con todas las letras. Pero a la vez siento que maduró mucho a lo largo de la trilogía, y que sabe tomar las decisiones correctas.

Quitando esos detalles, disfruté inmensamente de la historia.

Sanz se explaya más sobre la inmortalidad y los inmortales, y sabe sacarle el jugo al tema de forma poética e interesante. Nos introduce un nuevo personaje, Dante, y es tan exquisito y misterioso que nos conquista al instante. Se volvió mi favorito en un abrir y cerrar de ojos, sumamente rico y llamativo. Tiene algo etéreo, hermoso, joven y viejo que me cautivó, incluso me hizo pensar en otros personajes literarios que amo profundamente y jamás osaría a comparar si no fuera realmente digno hacerlo. Por ejemplo, sentí con él lo mismo que con varios vampiros de Anne Rice, mi autora favorita de todos los tiempos.

Un personaje curioso Dante, con costumbres curiosas. Por un momento fue... "¿Qué? ¡¿Qué estoy leyendo?!" y ojos tamaño plato de sopa, porque la situación se perfilaba a una orgía, y aunque me gusta mucho que la autora tenga un visión realista del sexo y Clara no sea una de esas protagonistas pacatas que abundan tanto en la literatura juvenil, definitivamente no estaba preparada para una escena por el estilo en un libro de este tipo. (Por supuesto, no pasa nada. Pero ya leerán y me dirán qué les parece jaja).

La relación Clara/Robin, aunque sus bases no me resultan del todo convincentes (es decir, me incomoda un poco cómo se inició, no es usual. Fue con fines nobles, pero aún así), me gusta mucho, demasiado. Te da una nueva perspectiva, sobre todo en comparación con Bosco/Clara, una refrescadita de memoria sobre la importancia y la belleza de las pequeñas cosas, de las cosas diarias.

Aunque también le tengo un gran aprecio a Bosco, él no era mi galán por excelencia, quería que Clara se quedara con el otro. Nada en contra del ermitaño, es más bien una consideración poética, creo que el destino de un inmortal es siempre triste y solitario. Hay algo en esa soledad, en esa nostalgia que se me antoja lleno de poesía.

Por supuesto, no voy a revelarles con quién se queda esta niña. Pero el final me gustó muchísimo, es inesperado y diferente. Honestamente, no esperaba ni de casualidad ese giro de tuerca que me gustó tanto.

Siento ser reiterativa, pero no encuentro otra palabra que describa esta trilogía tan perfectamente: es poesía pura. Tiene sus altibajos, pero la pluma de la autora es tan bella que es imposible no disfrutarla.

Realmente muy, muy bonita.

3 comentarios:

  1. Tenía mis dudas sobre esta saga pero leí reseñas muy lindas. Y viendo que la autora escribe muy lindo voy a ver qué onda.

    Que andes bien!

    ResponderEliminar
  2. Meli, concuerdo vos vos. Creo que la decisión final que toma la protagonista es la acertada, y la que sin duda me gusto más.
    Besos =)

    ResponderEliminar
  3. Hola, qué suerte te gustó porque pensé que te había decepcionado, saludos y buenas lecturas.

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D