lunes, 6 de octubre de 2014

Un trabajo muy sucio

Titulo: Un trabajo muy sucio
Titulo original:A Dirty Job
Autor: Christopher Moore
Genero: Fantasía, humor
Reseña:

Charlie Asher es dueño de un edificio en San Francisco, tiene una tienda de objetos de segunda mano y está casado con una mujer guapa e inteligente que lo quiere por ser tan normal. Sí, a Charlie le van bien las cosas... hasta el día en que nace su hija, Sophie. Justo cuando se dispone a irse a casa, ve junto a la cama de su mujer a un extraño que asegura que nadie debería poder verlo. Pero Charlie lo ve y, de allí en adelante, comienzan a suceder cosas muy raras: la gente cae muerta a su alrededor, cuervos gigantes se posan en su edificio y parece que, allá donde va, oye susurros de una presencia siniestra. Sí, Charlie ha sido reclutado para un trabajo desagradable pero muy necesario: la Muerte. Es un trabajo sucio. Pero alguien tiene que hacerlo. Christopher Moore, el hombre que convirtió las Navidades en un hilarante baile de zombis y ángeles en ‘El ángel más tonto del mundo’, ilumina con su vis cómica ese país ignoto que tarde o temprano todos acabamos por explorar (la muerte y el morir) con resultados desternillantes, conmovedores y muy, muy divertidos.


Un libro divertido, mega entretenido, conmovedor, loco y hasta que da un poquito de miedo... lastima, lastima el final.

Amo Christopher Moore, es uno de mis salvavidas, uno de los autores a quién recurro cuando quiero despejar la mente, leer algo divertido que me haga reír y me haga pasar un buen momento. Este libro cumplió con todo eso, y hubiera sido la perfección absoluta si terminaba una página antes, porque como comencé diciendo, el final no me gustó, nada me gustó. Pero disfruté mucho de la lectura, me causó mucha gracia y es un libro que vale la pena.

No voy a detenerme a hablar ni a analizar a los personajes, porque no es el tipo de libro en el que uno analiza cosas con profundidad. Es una lectura distendida que no pretende ser otra cosa.

"—Así que soy la Muerte —dijo Charlie mientras intentaba preparar un sandwich de atún—. Papá es la Muerte, cielo. —Miró la tostada; no se fiaba del mecanismo automático del tostador, porque a veces a los tostadores les gustaba hacerte alguna putada.
—La Muerte —repitió, y el abrelatas se le resbaló, y se golpeó la mano vendada contra la encimera—. ¡Mierda!
Sophie hizo un gorgorito y soltó una burbuja de felicidad, cosa que Charlie interpretó como: «Cuéntamelo, papi. Continúa, por favor, te lo ruego».
—Ni siquiera puedo salir de casa por miedo a que alguien caiga muerto a mis pies. Soy la Muerte, cariño. Sí, claro, tú te ríes ahora, pero nunca te admitirán en una buena guardería teniendo un padre que pone a la gente a criar malvas."

Me encanta el fantasy de Moore, es muy loco y original. Tiene algo que me hace pensar muy superficialmente en Neil Gaiman, y creo que lo he mencionado antes, una especie de pureza fantasiosa, una oda a la imaginación. Me gusta mucho, en este caso me desternillé con las malas y me encantaron esos pequeños engendros que conformaban "El pueblo ardilla".

Algunas cosas son muy predecibles, cuando digo muy es uno con mayúsculas, MUY. Por ejemplo, todos sabíamos que iba a pasar con el alma de Rachel. También, y por sobre todas las cosas, sabíamos quién era el Luminatus, la Muerte con M mayúscula desde el principio mismo, pensara Charlie lo que pensara. Pero uno le perdona estas obviedades por el simple motivo que la estás pasando bárbaro leyendo y no te importa nada más.

Como todos su libros, es ameno y fresco, el trato, la narración es natural y graciosa, tiene las escenas y diálogos más disparatados y por momentos me causó ternura y risa al mismo tiempo, por ejemplo cuando Sophie le pregunta si no necesita ayuda porque está disponible, o libre. Fue tierno, porque es una nena, y fue gracioso porque tiene seis años, por supuesto que estaba disponible.
"Charlie estiró el cuello como si le ofreciera la garganta para que se la cortara. Su estrategia consistía en atraer a su captor hasta su radio de alcance, seccionarle luego la arteria femoral con los dientes y, a continuación, regodearse viendo cómo la sangre chorreaba por sus pantalones verde menta hasta el suelo. Se reiría a carcajada limpia, siniestramente, mientras veía cómo la vida escapaba de aquel malvado cabrón; luego saldría a la calle dando saltos con la silla, se montaría en el tranvía en Market, tomaría el autobús cuarenta y uno en Van Ness, se apearía de un salto en Columbus y recorrería brincando en la silla dos manzanas hasta llegar a su casa, donde alguien lo desataría. Tenía un plan (y un bono de autobús al que todavía le quedaban cuatro días), así que aquel hijo de puta se había equivocado de tío al que joder."

Un libro fantástico (menos por el final), con deducciones muy interesantes (por no decir delirantes), ideal para todo macho beta que se respete, y para todo aquel que quiera reírse un rato y leer un libro diferente, hilarante y emocionante.

4 comentarios :

  1. BUeno yo nada que me animo con un libro del autor que tengo xD

    ResponderEliminar
  2. Amo a este autor, y este libro en particular es mi favorito.
    Te entiendo con lo del final, a mi tampoco me gusto aunque se lo perdono por lo bien que la pase en el resto de las paginas.

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  3. Siempre que dicen eso de un libro solo lo quiero leer para ver el final xD

    La verdad es que sé que lo recomendás mucho, pero aún no he encontrado un libro suyo mientras paseo por las librerías. Igual si encuentro este me lo compró de inmediato y voy a estar esperando el final jajaja (re pesada ella con la curiosidad).
    El fragmento que pusiste me encanto. Ojala que cuando lo lea a este autor, me guste mucho.

    En fiiin! Nos vemos!

    ResponderEliminar
  4. Estúpido Blogger!
    No había visto esta reseña y la estaba esperando.
    Tengo muchas ganas de leerlo desde el año pasado que lo encontré en una librería. Cuando volví a comprarlo no estaba más :(
    Me mata el estilo de Moore, leí La sanguijuela por ahora nomás y me gustó. Me compré Muérdeme en la Feria pensando que era la continuación de la sanguijuela pero resultó ser el 3o.
    De todas formas, me asusta un poco el final pero tengo muchas ganas de leerlo!

    Que andes bien.

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D