Image Map

lunes, 25 de septiembre de 2017

Hija de las tinieblas de Kiersten White


Titulo: Hija de las tinieblas. Reclama el trono Título original: And I Darken
Autor: Kiersten White  Genero: Narrativa, drama, histórico, LGBTE Editorial:VRYA
Sinopsis:


“SU COLUMNA VERTEBRAL ERA ACERO; SU CORAZÓN, UNA ARMADURA; Y SUS OJOS, FUEGO”. 
Nadie espera que una princesa sea brutal. Pero Lada, la hija de Vlad Drácula, siempre lo fue. En cambio, su hermano Radu es un joven gentil, inteligente y sensible. Todo lo que Lada y su padre desprecian.
Cuando Drácula condena a sus hijos al destierro y los deja en manos del sultán otomano, Lada y Radu conocen a Mehmed. Por primera vez, Radu siente que tiene un verdadero amigo y Lada tal vez encuentre en él a alguien por quien valga la pena sentir algo. Para Radu, el imperio otomano es su hogar. Para Lada, el enemigo. Ella será capaz de sacrificarlo todo con tal de volver a su amada tierra.
Lada, Radu y Mehmed crean un triángulo oscuro y apasionado, que desafiará todas las reglas,
lealtades y sentimientos.
Kiersten White nos trae una impactante historia sobre intrigas políticas, en la que se cortarán cabezas, se empalarán cuerpos y se romperán corazones.


Cuando Hija de las tinieblas salió, no le presté demasiada atención al lanzamiento. Kiersten White era una autora que resonaba mucho cuando yo inicié con el blog, pero sus libros tenían críticas muy encontradas, tanto que finalmente las malas vencieron, creo que su trilogía Paranormal nunca se terminó de publicar en español, y -aunque no de forma premeditada ni consciente- había descartado leerla.

Entonces, apareció Hija de las tinieblas y empezó a hacer mucho ruido, a cosechar muy buenas críticas y no dudé en darle un oportunidad. Porque Vlad el Empalador + Imperio otomano + protagonista badass = dame, dame, ¡dame!

Y, aunque no fue lo que esperaba, no me defraudó. 

Es un libro lleno de acción, que te martilla los sentimientos y te tiene tenso toda la lectura.

Tuve dos grandes favoritos: la forma en la que la autora describe al imperio otomano, sin demasiadas introducciones tediosas, sin clases de historia innecesarias, sin ponerse demasiado ceremoniosa ni poética (no he leído muchos libros juveniles ambientados en este entorno, pero los que sí, todos coincidieron en tratar de emular la voluptuosidad del imperio a través de la prosa y de los elementos que ya mencioné, dando como resultado una lectura un poco cargada y... engorrosa).No es muy históricamente correcta, pero tampoco lo pretende. Y, sin embargo, es una representación rica y adecuada. Está muy bueno.

Ni hablemos de lo fresco que resulta cambiar de escenario.

Mi segunda cosa preferida, más bien es una persona, y ese es Radu. Pero de él vamos a hablar más tarde.

La narración no es liviana. No es una lectura ni rápida, pero no te da un respiro, te tiene siempre con los nervios a flor de piel.

Tampoco es excelente, en lo personal, a veces me parecía forzada y poco natural. Incluso superficial, porque el libro abarca muchísimos años. Sin embargo, en otros momentos me ponía la piel de gallina y me resultaba totalmente poética, sin pecar de excesos. Así que la dejamos en un término intermedio, en un "aunque podría ser mejor, está bien".

Es la única pega que le encuentro. En general, me tuvo en modo fangirl toda la lectura. Es una historia que logra que te compenetres en ella, se te mete abajo de tu piel y no te suelta. Me pasaba que algunas cosas me resultaban tan intensas que tenía que cerrar el libro y darme un descanso, porque mis emociones no daban para tanto. También me preocupaba de forma real y consciente por los personajes, sentía muchísima ansiedad. Por ejemplo, el último cuarto, no hice más que sufrir y estar aterrada por el bienestar de Radu.

Y dicho esto, quiero hablar de los personajes.

Lada no es una muy buena protagonista. No es la mujer fuerte que nos vende la sinopsis, al menos no de la forma en la que yo concibo una.

Soluciona todo con violencia. Es testaruda, violenta, irreflexiva y está demasiado cegada por su objetivo como para considerar otras opciones, a los demás o razonar.

Si bien no me desagradó, tampoco me gustó al 100%, y me irritó. No deja de chocarse contra la misma pared una y otra y otra vez (esa pared es Valaquia), de ciega, no más.

Tiene un lado blando y considerado, que no deja aflorar mucho, pero que estaría bueno que lo haga ya que le da una profundidad y humanidad muy interesantes. Por eso, aunque no fue mi preferida, la banco. Cuando baja la coraza, su dolor te lastima.

Pero el rey indiscutible de esta novela es Radu. Es un personaje EXCELENTE.

A diferencia de su hermana, que se mantiene estable y testaruda durante toda la historia, Radu tiene una evolución impecable. Son el yin y el yang, el agua y el aceite.

Mientras Lada trata de solucionar todo mediante la fuerza, la agresión y la muerte, Radu, el "débil", el "nene llorón", es el pensante, el astuto, el que convierte su debilidad en su arma, aprende a sacar ventaja de ella. Se aprovecha de la forma en la que se lo subestima, no duda en utilizar sus encantos, su falsa pureza e ingenuidad.

Es el que calcula todo fríamente, el estratega, el inteligente.

Para mí, es el protagonista más fuerte, el que piensa a largo plazo y en las consecuencias. 

Lada es como un mono con una metralleta cargada. Radu como el jefe de la mafia silencioso efectivo y letal.

Dios, ustedes no saben lo que estoy fangirleando mientras hablo de él, porque realmente es un personaje muy, muy, muy, MUY bien logrado. Amo su progreso y me molesta un poco que se considere a Lada la protagonista, cuando tienen el mismo peso (y Radu es mejor). (Incluso el "And I Darken" del título original, le queda bien a los dos).

Nos queda hablar de la puntita del triangulo, ya que este libro nos depara un triángulo amoroso de lo más desgarrador, deprimente y retorcido. Lada y Radu están enamorados de la misma persona, y ese es el sultán Mehmed.

Admito que Mehmed fue mi ni fu ni fa, no es mal personaje, pero es impulsivo, caprichoso y políticamente totalmente desastroso. De hecho, preferiría no ahondar en la cara política de esta novela, porque todo es bastante... absurdo, desproporcionado, mal pensado. Agradezco, sin embargo, que la autora no se vaya por las ramas hablando de política, porque a nadie le interesa (re que a mí no me interesa, no a nadie jaja) y porque se le da mal.

Volviendo a Mehmed, está bien y es una buena (y pequeña) representación del título que porta.

La manera en la que ambos hermanos lo aman me resulta dolorosa, si bien el amor no es ni ahí la columna vertebral de esta historia,  es tangible, te provoca muchas emociones, y todo es tan hostil e imposible que realmente te asfixia, te da pena.

Me daba una tristeza infinita, y les juro que sentía yo su dolor, cada vez que Mehmed tenía un hijo con alguna de sus concubinas. Eso en particular me resultaba muy angustiante, y me daba ganas de abrazarlos a los dos, no solo a Radu, por alguna razón me dolía más por Lada. (No consideren eso un spoiler, es cuestión de cultura general. Todos sabemos que los sultanes tenían harenes con concubinas, ¿no?).

En fin, en términos generales este es un muy buen libro. Una historia bastante original y bien contada. MUY INTENSO, lleno de acción, machacador de feelings y con algunos personajes muy, muy buenos.

No veo la hora de que salga el segundo.

"No soy Dragwlya, sino Lada Drácula. Ya no soy la hija del dragón.
 Yo soy el dragón".

6 comentarios:

  1. Veo que recomiendan un montón este libro, incluso Meli de Words Feather ha dicho repetidamente que LO AMA pero la verdad es que no me llamaba mucho la atención. Quizás sea esa cosa de ser como Drácula pero que no lo sea (?).
    Pero como todo el mundo le da buen puntaje a la historia y los vuelve fangirls y fanboys (?) supongo que tendré que darle una chance... Otro libro para sumar a mi lista de pendientes *cara de monito tapándose los ojos*
    Como siempre, me encantan tus reseñas Meli! Besotessss

    ResponderEliminar
  2. Hola Meli!! Coincido totalmente con respecto a Radu, es lo mejor del libro y su progreso es super notorio. En cambio Lada, la deteste desde el primer momento por todo el daño que le causa a Radu. En cuanto al triángulo amoroso, Mehmed es un desastre no me termina de cerrar su actitud. Espero que Radu tenga más protagonismo en la siguiente entrega.
    Me gusto la reseña, besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!! Muy buenas reseñas he leído de este libro espero conseguirlo pronto y leerlo. Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Meli!
    Oh por Dior! Cuando leí la reseña de Mica me lo había re vendido, ahora tu reseña me lo vende más todavía. Quiero quiero quiero.
    Me encanta lo que contaste y sobre la autora... leí el primer libro de Paranormal y me gustó, tiene clichés y no es lo mejor del universo, pero me gustó la mezcla paranormal/humor e incluso se ríe bastante de lo que se acostumbra en el género. Nunca la seguí de colgada que soy y porque suelo ser así de chota leyendo sagas.
    Tampoco le di bola cuando salió en inglés, pero cuando vi de qué trataba me compró. Y ahora con lo que contaste vos sobre la cultura y el estilo de la autora :O además de que estoy re enganchada con la novela El sultan, así que si nos muestran un poco más de esa cultura me intriga mucho. Y también me gustó lo de los personajes, debe ser interesante Lada, pero me vendiste a Radu y ya me gustó. Así que espero poder leerlo pronto!

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Últimamente tiendo a huir de las trilogías pero esta me llama demasiado la atención. Espero poder hincarle el diente pronto y que me guste tanto como a ti.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Hola, Meli, la verdad que es cuando salió el libro me pareció muy original y todo, pero no me llama la atención leerlo, jaja, no sé porqué ya que las ficciones con algo de historia me encantan y la historia que presenta es súper atractiva. Lo que me pasa es que cuando hablan de un periodo histórico en particular me gusta que este bien representado (hola, Male estudio historia hace muuuchos años) so... no sé, me da miedo de que la caguen y me arruine la novela por idiota jajajaja
    Besos!

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D