Image Map

lunes, 7 de enero de 2019

Libros para leer con 40° a la sombra 🌡️

¡Hola, holaaaaaaaa!

¿Cómo me los viene tratando el veranito? *el hemisferio norte se calla por favor*

Bien, hoy (domingo para mí, lunes para ustedes. Quería publicarles esta entrada hoy mismo, pero mi gran temor se hizo realidad y me interrumpieron el bello blogueo intenso. Perdúuun) fue uno de esos maravillosos días en la llanura pampeana en los que amanece fresquito y lloviendo y hermoso, entonces a media tarde sale el sol, levanta la humedad y ¡muajajajajajaja! ¡Ardan en el infierno, malditos mortales! *es el sol el que habla*.

Así que sí, día de enero típico por acá.

Es que los veranos tienen esa cosa que nos hace desear estar tirado todo el día abajo del ventilador, o quienes tengan la suerte, en el jardín, pileta, lago o mar, sin hacer nada más que por ahí tomarte un juguito o un tere, y mover, como mucho, los ojos.

Y como más que eso no se requiere para leer algún librazo, se me ocurrió recomendarles algunas lecturas que van de diez con este clima cretino de porquería (detesto el verano, disculpen la franqueza):



LIBROS PARA LEER CON 40º A LA SOMBRA




1. Llamame por tu nombre, André Aciman

Puedo definirles yo esta historia, o se las puede definir Timothée Chamalet, y quien querría ver mi definición si pueden ver su carita:


Básicamente eso es Llámame por tu nombre, eso y un dolor asfixiante que le roba la luz a tus días y te impide volver a sonreír por una o dos semanas después de leerlo. ¿Pero a quién le importa?

Esta no es una lectura muy liviana, ya que el estilo de Aciman es bastante puntilludo y Elio sobrepiensa tanto las cosas que a veces te la complica, ni a nivel emocional porque te mata por dentro, pero sacando eso, algo que adoro, pero ADORO de esta historia es que es el epíteto del verano.

Está tan bien transmitido y ambientado, tiene una candencia perezosa muy veraniega, sentís el calor, sentís la pereza, sentís los olores y los sonidos y las texturas, sentís que estás ahí con ellos haciendo fiaca bajo el sol. Me encanta, me encanta, me encanta. Por alguna razón me transmite nostalgia y me hace pensar en veranos de antaño, y siestas. Me encanta, posta.

Es la lectura veraniega por definición. 




2. Zoom, Andrea Ferrari

Este fue uno de mis libros preferidos del año pasado, y sin dudas es una gran lectura para el verano, especialmente para la temporada de fiestas.

Esta es la historia de una chica que consigue un trabajo de verano nada más ni nada menos que de Papá Noel, y sin querer obra un "milagro" que la pone en boca de todos. 

Un libro muy, muy hermoso, divertido, con un buen mensaje y, mi parte preferida, transmite muy bien esos días de calor de finales de diciembre que todos amodiamos.



3. Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Enriquez

Este libro le viene a poner un manto de terror al verano, y es ideal porque tiene algo para todo el mundo. 

Horrores veraniegos para los que disfrutan/padecen los veranos del interior y las provincias de Argentina, los soles sofocantes del desierto, los calores desmayantes del noroeste, las tardecitas de barrio. Y también horrores veraniegos para los que disfrutan/padecen de los veranos en Capital general, en las calles que hierven del microcentro.

Amo muchas cosa de este libro, el realismo y la familiaridad con la que narra todo, es sin dudas lo que más me gusta. 





4. Distancia de rescate, Samanta Schweblin

Seguimos con un poco de horror, aunque esta vez nos vamos a un terreno que coquetea con lo maravilloso. 

Una mamá y su pequeña van a pasar el verano en una casa quinta de un pueblito tranquilo, sin tener la más remota idea de que es una tierra contaminada que podría llevarlas a la ruina.

Amé este libro, es una buena lectura de verano porque podés leertelo en una sentada... o si tenés suerte en una tirada en una reposera, pero a la sombrita que el sol hace mal. 

Es de esos que te vuelan los sesos y te dejan pensando muchísimo, y además tiene una gran crítica al uso irresponsable de agroquímicos, o eso creo yo.

Es una alerta roja por donde se lo mire.




5. Bajo las estrellas, Jenn Bennett

Este libro es novedad de este mes por acá y está fríamente calculado ya que es una lectura perfecta para el verano, bien cuchi y divertida.

Zorie y Lennon eran mejores amigos, con algunos privilegios, coff, pero una cosa llevó a la otra y ya no se hablan. Hasta que su grupo de amigos los invitan a ir de acampada al medio de la nada, y tras una pelea los abandonan ahí. Así que para volver a la civilización van a tener que trabajar juntos, mal que les pese. Y LES PESA MUCHO. 

Como todos los de esta autora (la de Night Owls) es un libro muy romántico, divertido, un poquito sexy y hasta te roba alguna lagrimilla si andas sensible u hormonal.

Re tierno.




6. Éramos mentirosos, E. Lockhart

¿Por qué les sigo recomendando libros destructivos en esta lista? No hay porqué. Fin.

Al igual que Llámame por tu nombre, Éramos mentirosos es el rey de los libros ambientados en verano. Tiene el ritmo perfecto, te transmite exactamente todo lo que debe transmitirte, te hace vivir el verano a la par de los personajes.

Hasta el frío del agua, el sol en la piel y todos los traumas.

Adoro este libro, es misterioso, es retorcido y te estruja el corazón de una manera que te deja loquito.

Librón.





7. La noche de la Usina, Eduardo Sacheri

Y para terminar volvemos a suelo argentino, porque no puedo evitarlo.

En este libro, Sacheri nos narra uno de los asaltos mejor planeados durante los inicios del nuevo milenio, y hace un gran trabajo no solo remontándonos a esa época, sino también con la ambientación.

Crecí en un pueblo pequeño, y realmente este libro me llevó de la nariz a aquellos veranos de principios del 2000, con sus crisis, con su ambiente, con sus noticias y con su gente. Eduardo tiene mucho barrio encima, así que no le cuesta nada representar a la perfección los rituales de un lugar pequeño durante el verano. Especialmente hace veinte años. Me encanta, me encanta, me encanta. Se siente un poquito como estar en casa.

Un librazo este. 


❤🌞✨

Y esas son siete lecturas que les recomiendo PROFUNDAMENTE (como el mar) este verano. Si bien no para olvidarse del calor, sí para AL MENOS pasarla bien mientras tanto, jaja

¿Ustedes? ¿Me recomiendan alguno?

¡Nos leemos bien prontis!

6 comentarios:

  1. Hola Meli!
    Solo pasaba a decir que nunca olvidaré el verano en que "Eramos mentirosos" me hizo mierda y una vez en el piso me molió a patadas.
    Nada,eso
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Hoy pude conseguir "Llámame por tu nombre", así que yo creo que esta noche me pongo con su lectura con un té calentito y manta... que si, vivo en Argentina, pero vivo en Bariloche y en este momento llueve y hace mucho frío!!
    También me llevo apuntado un par de títulos, gracias por esta entrada!
    Te recomiendo uno que es para ir leyendo tranqui, "Quién es la chica" cuenta las historias de autores de rock argentinos, canciones que nacieron por inspiración a las mujeres (madres, hijas, amantes...) en la semana subo reseña por si queres saber más ;)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    Me llama la atención "Zoom" y "llámame por tu nombre" aunque esta última me de un poco de miedo leer (ya vi la peli) y no quiero hacer mis sentimientos añicos por segunda vez *gracias* jaja...

    Por otro lado, coincido totalmente contigo en cuanto a "Éramos mentirosos" es una lectura perfecta para las vacaciones, sip, es bastante destructivo, pero muy muy bueno. Gracias por las recomendaciones saludos!💟

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Buenísima reseña Meli!
    Leí Distancia de rescate, y me pareció genial, un libro para leerlo de un tirón, te desespera!
    Voy a tener en cuenta los otros!
    Gracias

    ResponderEliminar
  6. Me compré Las cosas que perdimos en el fuego, gracias por las demás recomendaciones! No tengo mucho que recomendar pero sí me han dicho varios que Kentukis de Samantha Schweblin hay que leerlo (así que también me lo compré jaja). Que la lectura veraniega comience!

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam y las agresiones. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D