miércoles, 17 de agosto de 2016

Una canción macabra

Titulo: Una canción macabra
Titulo original: Ghoulish Song
Autor: William Alexander
Genero: Fantasía, terror
Reseña:

Kaile sueña con dedicarse a la música. Un día sus sueños parecen volverse realidad cuando un duende le regala una flauta tallada en un hueso. Sin embargo, al tocarla ocurre algo terrible: Kailie pierde su sombra. El problema es que en este reino fantástico, cualquiera que se separe de su sombra se considera muerto. Ello a pesar de que siga moviéndose y respirando. Esta chica deberá no sólo encontrar la fórmula que le permita ser como era antes, sino también hallar la melodía que le permita salvar a su pueblo de una inundación que amenaza con destruirlo todo.


Una canción macabra es una novela para niños escrita por William Alexander, autor premiado que realmente merece mil premios más dado que su pluma es fantástica.

Tengo solo cuatro palabras para describir este libro: el middle-grade perfecto. 

Así de simple, es el libro que todo niño de entre siete y once años quiere leer, y el que hace que todo adulto desee volver a su infancia. Oscuro, ingenioso, con mucha acción y una prosa que es magia pura.

Esta es una aventura completa: Kaile pierde su sombra en el embuste de un duende y no solo deberá recuperarla para demostrarle a todo el mundo que está viva, sino que también debe aprender a tocar una canción mágica que le permita salvar a su ciudad y a todos los que ama de una inundación terrible, que amenaza con destruirlo todo.

Me gustó mucho este libro, es totalmente entretenido, llevadero y está muy bien escrito.

Me sorprendió la oscuridad de la historia, de hecho, como pierde su sombra todo el mundo asume que la protagonista está muerta y comienzan a ignorarla como si fuera un fantasma, incluso la velan y ella asiste a su propio funeral. También posee escenas escalofriantes, como Kaile y su sombra, varadas en una isla desierta en medio de la noche, enfrentándose a un monstruo de huesos... huesos de ahogados. Y todo narrado de tal forma que es atractivo, no traumante ni angustiante. Me recordó, en cierta medida, a muchos clásicos infantiles de antaño, esos que han establecido las bases de la literatura infantil, como los cuentos de Perrault, los Grimm o, sin ir más lejos, el retorcido y oscuro Pinocho.

DEBO hablar un poco más sobre la prosa impecable de este autor que, como ya mencioné, obra magia. De hecho, es el mayor elemento mágico que nos presenta esta historia de fantasía: las palabras. Te dan ganas de leer cada una con cuidado, devorándolas pero también saboreándolas de a poco, es increíble. Tiene una estética asombrosa, el tono exacto para transmitir todo tipo de emociones y sensaciones, y crear una atmósfera perfecta. Me encantó, todo un hallazgo.

Una historia extremadamente entretenida, con la oscuridad de los cuentos de hadas, totalmente imaginativa y original.

Recomendado a morir, para todo el mundo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D