miércoles, 22 de octubre de 2014

12 Noches de Halloween: Un Halloween librófilo :D

¡Hola, hola, vampiritos y seres del más allá!

¿Cómo están? Yo dolorida recién llegó de viaje y caminé muchísimo, así que mis pobres piecitos no dan más, y eso que salí de zapatillas, pero con el calor que hizo hoy... imposible no salir herido jaja
Por eso les traigo una entrada divertida pero relajada, la original que planeaba para hoy era bastante elaborada y no alcancé a terminarla, así que mejor la dejamos para otro día (total, nos quedan nueve noches enteras ;D)

Todos acá somos lectores, probablemente todos soñemos con hacer fiestas temáticas a las que asistan J.K. Rowling y Oscar Wilde (sí, dije Oscar Wilde y JKR, esa combinación, así tal cual), en la que se materialicen nuestros personajes de la nada, revelándonos de que secretamente en realidad existían. Y por supuesto, que Alan Rickman y Benedict Cumberbatch te lean cuentos toda la noche.

Perooooooo, no siempre es posible tal magnitud, y en ese caso con un poco de creatividad se puede lograr algo igual de bueno. Nooooooo tan bueno como tener a Benedict leyéndote, pero bastante bueno de todas formas.

Así que acá van algunas ideas que me encantaron y dentro de todo son fáciles de hacer :3

Con nada más que una impresora y un poco de papel madera tus libros pueden ser los protas de la noche, ¡y sin dañarlos para nada! :D


Ahora, si dañar libros no es tu problema, ¿por qué no volverte un hadita librera? (completamente book-friendly si se hace con hojas impresas, o mejor, por el bien del medio ambiente, con diarios viejos)



Esta es solo para expertos, pero ¿por qué llenar tu porche de calabazas con dientes chuecos si pueden decorarlo Poe o Sherlock Holmes?

Pero, si no sos un maestro en el noble y sucio arte de tallar calabazas, he aquí una opción mucho más simple de realizar (¡y mucho más limpia!). Sin contar que adorable. Solamente un poco de brillantina y páginas con texto (insisto con el no romper libros, por fi, ¡no rompás los libros!)

Este viene con tutorial

Por supuesto, se vale llevar el fanatismo al extremo, al incomodo, incomodísimo extremo:


Y por último, este chico con muy poco se ganó el Halloween librófilo, ¿lo adivinan?


jajaja es un genio :P

¡¡¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN!!!

Y estén atentos a la fanpage del blog mañana ;)

martes, 21 de octubre de 2014

Top ten Tuesday: 10 personajes que QUIERO ser para Halloween

¡Hola, monstruitos!

Hoy tocaba otra consigna en TTT, pero rompía con el especial del blog y dado que el Top Ten Tuesday para Halloween tenía para elegir entre dos consignas, decidí obviar la que tocaba hoy y hacer las dos terroríficas ;)

Empezando con esta que me pareció muy divertida: 10 personajes literarios de los que me disfrazaría para Halloween.



Quise pensar un poco fuera del cliché, acá no van a encontrar Alicias ni Hermiones, pero no me quedó como tenía en mente. Es como si de repente se hubieran evaporado todas las historias que me gustan, y personajes que me gustaría ser. Seguro que en cuanto le doy "publicar", me empiezo a acordar, pero TARDE. Esta es mi lista, y estoy bastante conforme, aunque podría ser mejor:


1· Bellatrix Lastrange (Harry Potter)

Cualquier personaje de HP vendría bien, pero Bella... me parece un personaje loco y divertido, completamente demente, encima también sería jugar a ser Helena Bonham Carter por un ratito, lo que sería todo un plus. Me encantaría ser ella por una noche.

2·Pandora (Las crónicas vampíricas)

Si puedo ser cualquier personaje, ¿por qué no voy a ser una de mis protagonistas femeninas favoritas? Amo a Pandora, me siento MUY identificada con ella y es un personaje que realmente quiero mucho. Así que, además de ser una oportunidad alucinante para usar un vestido bien lindo estilo Roma antigua, de una me vestiría de ella.

3·Oompa Loompa (Charlie y la fábrica de chocolates)

No puedes huir, no puedes luchar de Oompa Loompa este Halloweeeeeen... te disfrazaras, Oompa Loompa Doompa Dee Doo.

La altura ya la tengo, me falta el maquillaje, el pelo verde y listo. Además, conozco a tanta gente que les tiene miedo que sería un éxito.

4·Poirot

Quiero ser la piedrita en el zapato de todos en la fiesta. Me resultaría divertido 1º, vestirme de Poirot y pintarme un bigotito ridículo jaja, 2º hablar y actuar como él, porque sería un incordio para los demás, pero muy, muy, muy divertido para mí.

Si están pensando por qué Poirot y no Miss Marple si quiero algo de Agatha, se pueden ir yendo de mi blog.

Disclaimer: nada en contra de Miss Marple, pero quería decir eso.

5·Karou (Hija de humo y hueso)

PELO.AZUL.QUIERO
También me resultaría muy divertido, pero más producido, disfrazarme de Madrigal. O en un rapto de originalidad, de ambas a la vez. Una mitad del cuerpo cada una jaja

6· Merricat Blackwood (We Have Always Lived in the Castle)

Ayer les hablé de esta niña tan peculiar, y sin dudas sería un GRAN disfraz de Halloween. Tan solo se necesita un mantel de toga, un gato negro y un gesto perturbado.

7· Pressia (Puro)

Me encanta la idea, porque sería sencillo e hiper creepy.

8· Minho (Maze Runner)

Porque... ¿quién quiere ser Teresa cuando se puede ser Minho?

*O Newt. Un crank nunca porque ya está trilladísimo!*

9·El retrato de Dorian Grey (El retrato de Dorian Grey)

Y noten que dice el retrato y no Dorian, no podría hacerle justicia jamás. Sería super copado y original disfrazarse del retrato con el Dorian monstruoso. Me encanta la idea.

10·Lord Voldemort

No sé qué haría con mi nariz, que bastante espacio ocupa, pero en cuanto leí la consigna grité mentalmente: ¡quiero ser Voldemort! Así que la lista entera fue una excusa para llegar a esto. Aunque la verdad es que estuve un buen rato debatiéndome entre Dumbledore y Voldemort, porque ambas ideas me daban mucha risa, me terminó tentando el lado oscuro.


¿De qué personajes les gustaría vestirse a ustedes? :D

¡Quiero respuestas locas!

¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN! :D

lunes, 20 de octubre de 2014

We Have Always Lived in the Castle

Titulo: We Have Always Lived in the Castle
Titulo en español: Siempre hemos vivido en el castillo
Autor: Shirley Jackson
Genero: suspenso, drama
Reseña:

«Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto.» Con estas palabras se presenta Merricat, la protagonista de Siempre hemos vivido en el castillo, que lleva una vida solitaria en una gran casa apartada del pueblo. Allí pasa las horas recluida con su bella hermana mayor y su anciano tío Julian, que va en silla de ruedas y escribe y reescribe sus memorias. La buena cocina, la jardinería y el gato Jonas concentran la atención de las jóvenes. En el hogar de los Blackwood los días discurrirían apacibles si no fuera porque los otros miembros de la familia murieron envenenados allí mismo, en el comedor, seis años atrás.


Me crucé de casualidad con este libro y se me hizo agua la boca, se me antojó que sería muy creepy y entretenido, así que no paré hasta conseguirlo y leerlo.

Honestamente, cumplió con lo que prometía, pero esperaba otra cosa. Esto no significa que no me haya gustado, sino que me creé falsas e infundadas expectativas que por supuesto no pudo cumplir, porque no existían más allá de mi fantasía.

We Have Always Lived in the Castle, nos narra la historia de los Blackwood, una familia rota que ha sido víctima de la desgracia cuando unos cuantos años antes de que comience el libro, gran parte de sus miembros murieron envenenados. Desde entonces los sobrevivientes: la frágil Constance, el anciano tío Julian y la rebelde Merricat, viven aislados en su mansión, a salvo de las miradas acusadoras del pueblo y de la crueldad de sus habitantes. No tienen más contacto con el mundo exterior que los pequeños viajes semanales hasta el mercado que hace Merricat y las esporádicas visitas de una vecina mitad altruista, mitad chismosa. Hasta una tarde en la que su codicioso primo Charles llega para quedarse y pone patas para arriba la vida de estos ermitaños, arrastrándolos a una desgracia peor que la que estaban viviendo.

La historia es liviana y se lee más bien rápido, aunque los sucesos que narra no tienen nada de livianos. Sostienen el peso de la crueldad humana, de los prejuicios y de la fragilidad de nuestra mente. Sobre todo esto último, si tuviera que elegir un tema para relacionar el libro sería ese: lo frágil e increíble que la mente humana es, lo simple que puede romperse el delgadísimo hilo del que cuelga la cordura. Es una historia enfermiza en varios aspectos y no nos deja con un sentimiento tranquilizador, ni siquiera con la inquietud morbosa de una historia de terror, sino con una suerte de angustia asfixiante, porque lo que cuenta es demasiado espantoso y demasiado real.

Está narrada por Mary Katherine, más conocida como Merricat, y es esto lo que hace la historia liviana y le da aires de fantasía. Porque aunque Merricat tiene dieciocho años, es muy sencillo olvidarlo ya que habla, divaga y actúa como una niña de por lo menos ocho. Esto fue lo primero en desconcertarme, y es una de las cosas que me perturbó de la historia, porque esa falta de madurez tan grande nunca es buen presagio en un personaje. Te da la pauta de que hay algo enfermizo con los Blackwood, en especial con Merricat, a quien tranquiliza imaginar a sus vecinos muertos y sueña con vivir en la luna con su caballo volador. Desde el comienzo notamos un desequilibrio psicológico importante, y no sabemos si siempre fue así o si la tragedia la sumió en esa mentalidad de niña eterna.

Curiosa e inolvidable sin duda, pero algo en ella me hacía ruido (además de todo lo mencionado anteriormente), hasta que leí un pasaje y tuve una epifanía. No se las voy a compartir porque sería un spoiler, y aunque los insto a no sacar deducciones apresuradas, les cuento que en ese momento mi cabeza hizo click y descubrí la verdad de este curioso, curiosísimo personaje:

Además de ser una solución súper práctica la que encontró, la pinta entera

De personajes interesantes y peculiares la historia está colmada, y aunque ninguno iguala a Merricat, con sus amuletos para mantener a la desgracia alejada y sus palabras mágicas, vale la pena detenernos en ellos.

Está la trágica y dulce Constance, acusada de asesinar a su familia, señalada por toda la ciudad. Un personaje tan enfermo como su hermana menor. Es por quien se recluyen y aunque algo en ella quiere liberarse, salir, llevar una vida normal, el miedo al afuera es más fuerte. Es muy grande el daño que la sociedad le ha causado, más allá de lo que ella pudo haber hecho, y eso le da una fragilidad y una tristeza tangible. También es demasiado infantil para su edad, pero de una forma diferente a la de Merricat, es más madura, pero aun así me sorprendió descubrir que tenía casi treinta años.

Hay una escena en la que la crueldad de la gente se hace sólida y me impresionó por completo. Es desesperante, te da la sensación de que las pobres hermanas están atrapadas en un rito salvaje. Es cruel y primitivo. Completamente perturbador y triste, y feo. Fue una de las cosas que más me impresionó de la historia entera y ya que es en relación a los prejuicios que el pueblo se ha forjado sobre la mayor de las Blackwood, me pareció pertinente acotarlo. Sobre todo porque Constance muestra en ese momento su gran fragilidad, es una niña más que nunca y deja en evidencia cuánto la han dañado.

Por último, el tío Julian, él sobrevivió al veneno pero no quedó muy bien, perdió a su esposa, a su hermano, a su cuñada y su sobrino, también quedó lisiado y fue duramente escrutado por la policía, los jueces, periodistas y por supuesto, la opinión pública. Su misión en la vida parece haberse vuelto recordar aquel día, asentar lo que pasó, por eso siempre lleva una serie de notas y está escribiendo sus memorias. El problema es que tampoco tiene una gran estabilidad mental y algunos días simplemente olvida la tragedia. Cree que su hermano está vivo, confunde a Constance con su esposa. Es bastante triste.

Leí que se considera a Shirley Jackson una maestra del suspenso psicológico, y creo que esta, su última novela, es el ejemplo innegable de ello.

Es una historia realmente enfermiza, con muchas cosas implícitas que giran en torno a la locura, a la inestabilidad mental/psicológica/emocional, cosas que nos hacen retorcer del disgusto, no solo por el destino de las Blackwood sino porque es algo que puede pasarle a cualquiera.

Termina siendo, más allá de lo extraño, de la nostalgia, de la tragedia y de lo creepy, una historia triste, muy triste y eso es peor que cualquier libro de terror que pueda existir.

Una historia sobre la miseria humana disfrazada de cuento para niños. No puedo recomendarla sin miramientos, porque dudo que sea para todo el mundo y ya especifiqué que no deja una sensación agradable al final, pero es sin dudas muy interesante y diferente, por lo que a todo aquel que sienta curiosidad por ella, le digo que ni lo piense y la lea.



"Merricat, said Connie, would you like a cup of tea? 
Oh, no, said Merricat, you'll poison me. 
Merricat, said Connie, would you like to go to sleep? 
Down in the boneyard ten feet deep!" 


¡FELICES 12 NOCHES DE HALLOWEEN! :D

domingo, 19 de octubre de 2014

¡12 noches de Halloween! :D

*Se escuchan aullidos y el viento rugiendo*


*Se interrumpen de golpe y suena la canción de Cuentos de la cripta*



*Meli entra corriendo con la peluca de novia de Fankenstein a medio poner y pisándose el vestido*

¡Hola, espectritos del más allá!

¡Qué rápido llegaron las 12 noches de Halloween este año! Me agarraron casi desprevenida, es que... decidí hacer la presentación una noche antes (serían 13 noches de Halloween, pero hagamos como que no nos damos cuenta, además 13 es un número mucho más terrorífico que 12, no digan que no), para que podamos dedicarles doce noches enteritas y exclusivamente al terror.

Este año el especial va a ser distinto, no solo tendremos reseñas (terroríficas), curiosidades (terroríficas) y recomendaciones (terroríficas), sino que USTEDES van a protagonizar una de estas noches y van a ser parte activa de este especial.

Estén atentos a la fanpage del blog, ahí dentro de muy poquito voy a anunciar cómo pueden ser parte de este especial. Solo les adelanto que vayan puliendo la creatividad.

Por otro lado, la última noche de Halloween (es decir LA noche de Halloween y el cierre del especial) también va a estar en sus manos. ¿Cómo? Solo tienen que aportar su opinión y sus gustos. Para que esto sea más entretenido, este año parte de las recomendaciones terroríficas corren por su cuenta, es más dinámico y menos reiterativo, ya que si bien yo amo las historias de terror, mis horizontes se limitan a mis gustos y me pareció súper interesante escuchar y compartir los gustos de mis lectores.

Para esto, no tienen más que responder esta pequeña encuesta. La primera semana, es decir hasta el 25 de octubre, van a nominar sus libros, películas, canciones, etc. favoritas de terror. A partir del 25 van a poder votar por sus favoritos, ¡los ganadores van a ser los protagonistas del día de brujas! :D



Pueden responder solo las preguntas que quieran, no hay nada obligatorio, pueden saltarse puntos y es anónimo.

Estás son las noches de Halloween de otros años, van a necesitarlas ;)



Eso es todo por hoy.

En un tremendo off-topic, vamos a desearle MUY FELIZ DÍA DE LA MADRE A TODAS LAS MAMÁS QUE LEEN EL BLOG :D

Y dejemos que la cuarta entrega de este especial comience.

No tengo foto mía como la novia de Frankenstein, pero sí de
Regan MacNeil, que es dos disfraces en uno, porque del otro lado
parecía el tío Cosa :P

¡¡¡¡FELICES 12 NOCHE DE HALLOWEEN A TODOS!!!! :D

sábado, 18 de octubre de 2014

Cuatro

Titulo: Cuatro
Titulo original: Four
Autor: Veronica Roth
Genero: Narrativa, drama
Reseña:

Llega el esperado spin-off de la trilogía Divergente, contada desde el punto de vista de Cuatro, con 4 historias distintas en un único volumen. Las cuatro piezas incluidas en Cuatro( La transferencia, El iniciado, El hijo, El traidor y tres escenas adicionales) darán a los lectores de la serie superventas Divergente, la mirada del popular Tobias sobre distintos momentos únicos en la épica trilogía.


Leal había cambiado mi percepción de Cuatro, me parecía que no tenía una voz propia y distaba demasiado para mi gusto de aquel chico del que Tris se enamora en Divergente, conocerlo en primera persona en aquella oportunidad le había dado un aire incordioso y poco definido, así que no estaba del todo segura con qué iba a encontrarme al leer este spin-off. Afortunadamente con lo que me encontré fue con un personaje completamente adorable y arrollador, que te hace olvidar por completo de sus pequeñas falacias en el último libro, para demostrarte que es está espléndidamente pensado y construido. Un Cuatro que logró enamorarme por completo (por si no lo recuerdan, tal como dije en mi reseña de Divergente, aunque siempre me agradó el chico, jamás fui su fan. Ya no puedo decir eso), se ganó mi simpatía y me dejó con la piel de gallina.

Es increíble lo mucho que él sabía, leer este libro te da una perspectiva nueva de la historia entera. Incluso me arriesgo a decir que luego de leer Cuatro, releer la trilogía sería una experiencia completamente diferente, indudablemente diferente. Y no por saber cómo acaba todo, lo que también agrega una nueva dimensión a la relectura, sino por saber todo aquello que Tris y la narración en primera persona no sabían.

Realmente Cuatro es un gran complemento que enriquece por completo la historia entera, terminé encantada con este libro. Leal me había decepcionado un poco y me alegra decir que el amor revivió luego del spin-off, encendió lo que el otro apagó.

Nunca había visto a Tobias así, nunca me había conmovido tanto (más allá de su historia triste que todos conocemos), nunca me había dado tanta ternura, nunca había sentido tanta empatía por él ni tanto respeto. Realmente lo cambió todo para mí este libro.

Otra cosa que me pasó es que la relación entre Cuatro y Tris me causó mucha, mucha ternura, cuando en Leal me había parecido más bien forzada. Tengo que decir que en lo que a mí respecta, este libro casi redime al anterior. Y muchas cosas de la trilogía adquieren significado, o uno más profundo.

Es una lectura amena y rápida, ya que la constituyen diferentes historias cortas sobre Cuatro y un par de escenas extras de Divergente, narradas desde el punto de vista del chico. Les recomiendo ampliamente esto último porque es genial, me dio muchísima nostalgia ver aquellas escenas que ya conocía bajo otra luz y, como ya dije, enriquece la historia.

Por último, nos permite conocer mejor la vida en Osadía, a algunos personajes y, por supuesto, en profundidad a Cuatro, que resulta ser un personaje exquisitamente complejo. Amé a este Cuatro.

Un libro completamente imperdible para cualquier fan. Con momento inolvidables y otros que te ponen piel de gallina:

Cargando
Esto me da chuchos ♡ #book #Read #currentlyreading #VeronicaRoth

martes, 14 de octubre de 2014

Top Ten Tuesday: 10 lugares que quiero visitar gracias a los libros

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Hoy toca un TTT GE-NI-AL (estoy separando un diptongo, shame on me), algunos autores tienen el don de transportarte con sus palabras en el tiempo y el espacio. Son pocos (para mí), pero eso los hace especiales. Y hooooooooy trata justamente de eso, de diez lugares reales o ficticios que los libros me hayan hecho desear visitar.

Empecemos:

1· Panem 2·El mundo infectado por La llamarada 3·El mundo de Puro 4·... mentira, MENTIRA xD

Vamos en serio:

1· Nueva Orleans




Siempre tuve una obsesión inexplicable con el sur estadounidense, se los he contado en más de una oportunidad. Siento nostalgia por determinados lugares, siento cariño por ellos, siento como si fuera mi lugar en el mundo y jamás, jamás, jamás estuve ahí. Sé que es rarísimo, pero a ninguno le sorprende si digo que en cuanto pueda me voy para allá.

Nueva Orleans siempre fue el foco de esa obsesión. Pero si le tengo más cariño y me causa más nostalgia que cualquier otra ciudad sureña, es por doña Anne Rice. Habla con tanto amor que es tangible en sus obras, y te lo contagia. Rice encabeza la lista de autores que te agarran de la mano y te meten de lleno en lugares y tiempos que no conoces ni viviste. De forma vívida, realista, disfrutable e inolvidable. La amo profundamente por eso, ¿de qué otra forma hubiera visitado la antigua Roma o el Egipto de los faraones?


2·Hogwarts




Hogwarts, Hogwarts, Hoggy, Warty, Hogwarts, ¿me van a decir que ustedes no quisieron nunca ni un poquito ir a Hogwarts? A ver, banquetes llenitos de comida que aparece sola en las mesas constantemente, escaleras que se mueven solas, fantasmas, jardines amplios y un lago con atracciones como una calamar gigante bailarín, torres altas ideales para escabullirse de noche, salas comunes llenas de juegos y sillones cómodos, muy cerca de un pueblo con muchas tiendas y bares interesantes, permiten animales, tiene un guardián de las llaves simpaticón, vivís junto a tus amigos y, esto... ah, sí. MAGIA. Es la ubicación ideal, todos querríamos hacernos un viajecito aunque no estudiáramos ahí, no mientan.


3·Los mares del Sur




Así, colectivamente, también ya lo he contado, pero cada vez que leo "Los mares del Sur" me lleno de emoción. No sé, siento frescura, olor a mar, sol y verano, y me embarga una nostalgia tan inexplicable como la de Nueva Orleans. Dadas las historias que he leído, debería relacionarlos con masacres, lepra, explotación, exclavitud y crueldad, sin embargo a mi me hacen pensar en delirios de piratas e infancia. No sé, me encanta.

4· La Universidad




A pesar de la corrupción insoportable y todas las injusticias que cubren sus muros, desde el momento en el que leí sobre la Universidad en El nombre del viento, especialmente sobre El Archivo, fue un gran QUIERO.

Algo así como una escuela de magia menos idealista que Hogwarts, más realista, más sacrificada y dura, demasiado similar a cualquier universidad no mágica, pero no por eso menos atractiva. Daría cualquier cosa para tener acceso al Archivo (hablamos de una biblioteca monumental con tantos libros que libreros sacrificaron su vida entera generación tras generación intentando clasificarlos... y no pudieron), tener alguna clase loca de las de Elodín, perderme en los laberintos de pasillos, y visitar la subrealidad con Auri. Y si es posible cruzarme con cierto pelirrojo mandándose alguna de las suyas en algún tejado. 

Extrañé mucho esta locación, por llamarla de algún modo, cuando Kvothe la deja por un tiempo en El temor de un hombre sabio, ¡no veía la hora de que volviera!

5· Osadía


Sí, una vez más, a pesar de los líderes corruptos, siempre hubo algo que me encantó de este facción y me hubiera gustado conocerla. De por sí su ubicación me divierte y me da seguridad, a pesar de qué sé que de eso nada de nada. Por otro lado, el lazo entre los osados es me encanta, es de una camaradería heroica, me divertiría mucho entre ellos, me gusta su locura y las cosas que hacen.
También me gusta como pintan la vida en Osadía, hay como un gran sentido de comunidad y me gusta.

 Aunque no podría ser una osada, al menos no osada post reinado de Eric, porque claramente terminaría hecha moco contra el suelo en cuanto tuviera que saltar por primera vez del tren :) Hay que ser realista en la vida jaja

6· Inglaterra victoriana



Culpen a Austen, a las Brontë, a Wilde, a Lewis Carroll, culpen a Barrie y a Dickens. A Conan Doyle y a Bram Stoker. Gran parte de mis escritores favoritos son británicos, muchos de ellos pertenecen a este periodo histórico, y siempre sentí cierta debilidad por la sociedad de aquel entonces.  Puse victoriana porque es la que más me gusta, pero también me encantan anteriores y posteriores, como la regencia (por eso Austen encabeza la lista), la Inglaterra eduardiana, e incluso más modernas, por eso está Wilde. 

Supongo que sería medio aburrido visitarlas en la vida real, además de imposible sin tener una TARDIS a mano, pero me encantaría lo mismo. 

7· Valle Godric



Hablando de esas nostalgias sin ton ni son. Amo Valle Godric, le tengo realmente cariño, sabemos poco de este lugar pero me parece que es simplemente perfecto, el típico lugar chico y tranquilo en el que puede llevarse una vida sencilla. Incluso me gusta pensar en qué tipo de vida podría haber llevado Harry ahí si la historia hubiera seguido su curso sin traiciones ni señores oscuros asesinando padres.

Creo que me recuerda a mi propia infancia y de ahí el cariño. Solamente quienes hayan crecido en un pueblo o una ciudad chica para después mudarse a una ciudad grande saben lo distinto que es todo. Miro con pena a mis primitos porque a su edad yo era libre, y ellos no van solos ni a al patio y todas sus aventuras pasan en alguna pantalla. Me da nostalgia, ojala tuviera diez años otra vez, no había un solo fin de semana que, bicicleta en mano, no tuviéramos aventuras en serio, imaginarías, pero en lugares reales, puentes abandonados, la laguna, los alrededores del cementerio, calles de tierra perdidas en el medio de la nada. Eran cosas inofensivas, como escaparnos a pescar, armar un criadero de renacuajos (nos los olvidamos, el agua se secó, el sol los mató, vamos para 15 años de culpa), salir a mojarnos premeditadamente los días de lluvia, a robar flores o a andar en bote, para nosotros eran aventuras de verdad y me parece mucho más rico que la infancia que tienen muchos chicos ahora #ViejaModeOn Asocio todo eso con pueblos pequeños e inexorablemente cuando leo Valle Godric me viene eso a la mente. 

Es otra de mis locuras sin causa, me pasa mucho, me he enamorado de lugares con solo pasar una noche en ellos, ¡ni eso! Con poner un pie a veces basta para que se graben en mi memoria como lugares perfectos y sienta cariño (me pasa mucho con el sur de mi país, que he estado de paso por montones de pueblos diminutos y extremadamente hermosos). Más pequeño es un pueblo, más nostalgia me causa y me da la sensación de que más sencilla y feliz sería mi vida viviendo ahí (lo que no es más que una ilusión, trust me, crecí en un pueblo, la vida no es más sencilla en ningún lado). Pero la sensación está y me gusta. FIN

8· Narnia



Pero no sé si toda Narnia, le tengo un cariño inmenso, crecí con esta historia pero fueron pocas las veces que divagué con visitarla. Lo que más me atrae son las islas perdidas que visitan durante el viaje en La travesía del viajero del alba. Y también, la primera vez que sentí verdaderos deseos de estar ahí, fue cuando los Pevensie encuentran Cair Paravel destruido y abandonado. Evidentemente tengo una obsesión por los lugares abandonados, me dan nostalgia (la palabra del día) y en ellos me pasa algo que no sé explicar, pero que puedo resumirlo en: me encanta la idea de poder encontrar restos y cosas que alguna vez formaron parte de la vida cotidiana del lugar y ahora no son más que un recuerdo. Me encanta encontrar cosas en lugares abandonados y preguntarme su historia. Son esas rarezas que algunos tenemos jaja

9· Las Tejas Verdes



Y oooooooooootra vez voy a hablarles de nostalgia e infancia. Eso es lo que me transmite Las Tejas Verdes, ahí donde vivía Ana. No voy a repetir toda la perorata, pero me gusta la vida campestre, me gustan los lugares chiquitos y si bien amo esta historia por muchas cosas, el entorno es sin duda uno de ellos.

10·El París de Lestat



Empecé hablando de Rice y termino hablando de Rice porque a mí me gustan las cosas simétricas (?). Sentado en un tejado, admirando la ciudad de las luces en la actualidad, Lestat habla con tanto amor y añoranza de su antiguo París que te lo contagia (incluso, casi en un capricho, porque está triste y roto, clama por su París, literalmente exclama que quiere su viejo París, me da chuchos recordarlo). Así que me encantaría visitar aquel París arcaico y salvaje, con troupes de artistas colmando sus calles. Me lo imagino nevado, porque cada vez que pienso en Lestat siendo joven y humano, pienso en nieve (por el episodio de los lobos). Me gustaría estar ahí con él.


Y estos son solo diez de los lugares a los que la literatura me tienta de ir. ¿Coincidimos en alguno? ¿Qué lugares les gustaría visitar a ustedes?

¡Buen martes!

lunes, 13 de octubre de 2014

La paciencia de los huesos

Titulo: La paciencia de los huesos
Titulo original: A Bone to pick
Autor: Charlaine Harris
Genero: Misterio
Reseña:

Ir a dos bodas —una de ellas la de un antiguo amor— y al funeral de uno de los miembros del club, ya disuelto, de aficionados al estudio de crímenes mantiene muy ocupada a Aurora «Roe» Teagarden durante unos meses. Por desgracia, su vida personal parece estar en un punto muerto, hasta que su suerte cambia inesperadamente.
Tras el funeral, Roe descubre que Jane Engle, la fallecida, la ha nombrado beneficiaria de una considerable herencia que incluye dinero, joyas y una casa con un cráneo oculto en la repisa de una ventana. Conociendo a Jane, Roe concluye que la anciana le ha dejado deliberadamente un asesinato por resolver. Por tanto, deberá identificar a la víctima y descubrir cuál de los vecinos de Jane, todos aparentemente normales y corrientes, es un asesino. Y todo ello sin ponerse ella en peligro de muerte…


Querida Aurora Teagarden: me caes hiper bien, así que voy a pedirte disculpas por ser incapaz de darte un rostro propio e imaginarte como Sookie Stackhouse, no entiendo por qué ya que no solo son físicamente opuestas sino que vos tenéz tu propia voz, así que no tendría porque relacionarte con el otro personaje. Y sin embargo, lo hago. Debe ser por la frescura y la inocencia que emanan ambas, y que me gusta tanto.

A decir verdad, Roe es muy distinta a Sook y aunque comparten las características que enumeré, lo hacen de distinta manera. Son chicas naturales y autenticas, pero Aurora es más real que Sookie -probablemente porque no es un hada, no, chiste malo-, en serio, me resulta más humana, más cotidiana, tiene una vida como la de cualquier persona si dejamos de lado el detallecito que parece tener un don para encontrar cadáveres.

Al principio la historia me resultaba predecible, pero Harris lo volvió a hacer, al igual que con Unos asesinatos muy reales, logró despistarme por completo, había demasiadas posibilidades sobre quién sería el difunto y quién el asesino y disfruté mucho intentando adivinar quién era quién y por qué, pero no logré y la respuesta me sorprendió.

La naturalidad pasmosa de las letras de esta autora y su sencillez me encantan, logra mucho con poco, sin ser pretenciosa. Sus libros son muy entretenidos y tienen falacias, montones de ellas, pero disfrutas mucho leyéndolos.

Los dos tomos que leí de esta serie me gustaron mucho, de hecho son de esas lecturas que extrañas al concluir, así que voy a tratar de conseguir el siguiente tan pronto como sea posible.